viernes, 28 de julio de 2017

Martirologio Romano 28 de julio



SANTOS NAZARIO Y CELSO,
Mártires

n. siglo I en Roma;
† decapitados hacia el año 68 en Milán, Italia






SAN VÍCTOR I,
Papa y Mártir

n. en África; † martirizado hacia el año 200






SAN INOCENCIO I,
Papa y Confesor

n. en Albano, Italia;
† 12 de marzo del año 417 en Roma, Italia


Yo tengo contra ti que decaíste 
de tu primera caridad.
(Apocalipsis 2, 4)

  • En Milán, el triunfo de los santos Mártires Nazario y el niño Celso, los cuales, por orden de Anolino y en la mayor furia de la persecución de Nerón, después de mucho tiempo atormentados y maltratados en la cárcel, fueron degollados. Sus cuerpos fueron encontrados por san Ambrosio
  • En Roma, san Víctor I, papa y mártir, africano de nacimiento, que fijó para todas las Iglesias la celebración de la fiesta de Pascua en el domingo que sigue inmediatamente a la Pascua judía.
  • En Roma también, san Inocencio I, Papa y Confesor, que pasó al Señor el 12 de Marzo.
  • En la Tebaida de Egipto, la conmemoración de muchísimos santos Mártires, que padecieron en la persecución de Decio y Valeriano, cuando, anhelando los Cristianos ser por el nombre de Cristo degolaldos, el astuto enemigo inventaba suplicios que retardasen la muerte, intentando más bien matar las almas que los cuerpos. 
  • En Ancira de Galacia, san Eustaquio, Mártir, que, atormentado con varios géneros de suplicios y echado en un río, de donde le sacó un Ángel, finalmente, bajando una paloma del cielo, fue llamado a los premios eternos.
  • En Mileto de Caria, san Acacio, Mártir, que en tiempo del Emperador Licinio, después de diversas penalidades, arrojado en un horno, y por virtud divina conservado ileso, últimamente cortada la cabeza, consumó el martirio.
  • En la Bretaña Menor, el santo Obispo y Confesor Sansón.
  • En Lyon de Francia, san Peregrino, Presbítero, de cuya bienaventuranza da testimonio la gloria de sus milagros.
  • En Dol, ciudad de la Bretaña Menor, san Sansón, abad y obispo, que propagó en Domnonia el Evangelio y la disciplina monástica, que había aprendido en Gales del abad san Iltudo.
  • En la región de Sodermanland, en Suecia, san Botvido, mártir, sueco de nacimiento y bautizado en Inglaterra, que estuvo trabajando en la evangelización de su patria hasta que un criado suyo, a quien él había liberado de la esclavitud, le asesinó.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SANTOS NAZARIO Y CELSO,
Mártires

San Nazario y Celso, su discípulo, fueron arrojados al mar en la persecución de Nerón. Escapados milagrosamente, fueron a Milán a predicar la fe y a confirmarla con el testimonio de su sangre.

SAN VÍCTOR,
Papa y Mártir

San Víctor, Papa, después de haber defendido valientemente la fe y la disciplina eclesiástica, murió hacia el año 200.

SAN INOCENCIO,
Papa y Confesor

San Inocencio estaba en Ravena cuando Alarico, rey de los godos, saqueó la ciudad de Roma. Después de la partida de los bárbaros, volvió a Roma a consolar a su afligido pueblo. La paciencia que inspiró a los cristianos en esas tristes circunstancias impresionó vivamente a los paganos y convirtió a gran número de ellos. Condenó los errores de los pelagianos y excomulgó al emperador Arcadio y a la emperatriz Eudocia por haber desterrado a San Juan Crisóstomo. Murió en el año 417, después de 15 años de pontificado.

jueves, 27 de julio de 2017

Evolucionismo V: La Pseudociencia del Evolucionismo







Conferencia: La pseudociencia del Evolucionismo por el R. P. Dr. Carlos Baliña






Martirologio Romano 27 de julio


SAN PANTALEÓN,
Mártir

† clavado en un árbol y decapitado hacia el año 305

Patrono de los médicos; víctimas de torturas. Protector contra la tuberculosis.


Yo conozco tus obras,
tienes nombre de vivo, pero estás muerto.
(Apocalipsis 3, 1)

  • En Nicomedia, el suplicio de san Pantaleón, médico; el cual, por la fe de Cristo, fue preso de orden del Emperador Maximiano, atormentado en el ecúleo y abrasado con hachas encendidas; pero apareciósele el Señor y le confortó entre los tormentos; por último, atravesado con la espada, consumó el martirio.
  • En Bisceglie de la Pulla, los santos Mártires Mauro, Obispo,Pantaleemón y Sergio, que padecieron en tiempo de Trajano.
  • En Nicomedia, san Ermolao, Presbítero, por cuya doctrina se convirtió a la fe san Pantaleón; también los santos Ermipo y Ermócrates, hermanos, los cuales, al cabo de muchos padecimientos, fueron, en odio a Cristo, condenados a la pena capital por el Emperador Maximiano.
  • En Córdoba de España, los santos Mártires Jorge, Diácono,Aurelio y su mujer Natalia, Félix y su mujer Liliosa, en la persecución arábiga.
  • En Nola de Campania, los santos Mártires Félix, Julia y Jucunda.
  • En los Homeritas de Arabia, la conmemoración de los santos Mártires que, por sentencia del tirano Dunaán, en odio a la fe de Cristo, fueron quemados vivos.
  • En Éfeso, el nacimiento para el cielo de los siete santos Durmientes, a saber: Maximiano, Maleo, Martiniano, Dionisio, Juan, Serápión y Constantino.
  • En Roma, san Celestino I, Papa, que condenó a Nestorio, Obispo de Constantinopla, y arrojó a Pelagio; también por su autoridad se celebró el santo Concilio universal de Éfeso contra el mismo Nestorio.
  • En Auxerre, la dichosa muerte de san Eterio, Obispo y Confesor.
  • En Constantinopla, santa Antusa, Virgen, la cual, en tiempo de Constantino Coprónimo, por el culto de las sagradas Imágenes, azotada y condenada al destierro, descansó en el Señor.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.



SAN PANTALEÓN, 
Mártir

Hecho cristiano, San Pantaleón, médico rico de Nicomedia, no abandonó su profesión; no hizo sino ejercerla con más éxito: sanaba a los enfermos invocando el nombre de Jesús. Los médicos paganos, envidiosos de sus curaciones maravillosas que de este modo efectuaba, lo denunciaron al emperador Maximiano. Éste le hizo sufrir los más crueles tormentos; pero el santo, alentado por la aparición del Salvador mismo, los soportó con invencible valor. Fue por fin decapitado hacia el año 305.

miércoles, 26 de julio de 2017

Martirologio Romano 26 de julio


SANTA ANA,
Madre de la Santísima Virgen María

Patrona de abuelos; madres; amas de casa; mujeres embarazadas; matrimonios sin hijos; costureros; carpinteros; jinetes; mineros; torneros. Protectora contra la pobreza y la esterilidad.

Por el fruto se conoce el árbol.
(Mateo 12, 33)


  • El tránsito de santa Ana, que fue madre de la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios.
  • En Filipos de Macedonia, el triunfo de san Erasto, a quien el Apóstol san Pablo dejó por Obispo de aquella ciudad, donde fue coronado del martirio.
  • En Roma, en la vía Latina, los santos Mártires Sinfronio, Olimpio, Teodulo y Exuperia, los cuáles, como se lee en las Actas de san Esteban Papa, quemados en la hoguera, consiguieron la palma del martirio.
  • En el Puerto Romano, san Jacinto, Mártir, el cual, arrojado primeramente en la hoguera y luego precipitado en la corriente de un río, salió ileso; después, en el imperio de Trajano, por orden del Consular Leoncio, atravesado con la espada, acabó la vida. Sepultó su cuerpo la matrona Julia en una heredad propia junto a Roma.
  • En Verona, san Valente, Obispo y Confesor.
  • En Roma, san Pastor, Presbítero, de cuyo nombre existe un Título en el Viminal, junto a santa Pudenciana.
  • En el Monasterio de San Benito, campo de Mantua, san Simeón, Monje y Ermitaño, el cual, esclarecido con muchos milagros, descansó en buena vejez.
  • En Lóvere, Diócesis de Brescia, santa Bartolomea Capitanio, Virgen, Fundadora del Instituto de Hermanas de la Caridad, preclara por la educación de las niñas; a la cual el Papa Pío XII inscribió en el catálogo de las santas Vírgenes.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SANTA ANA, 
Madre de la Santísima Virgen María

Santa Ana, después de veinte años de infecundidad, obtuvo del Cielo, por sus lágrimas, sus ayunos y oraciones, el favor de ser madre. Educó a la Virgen María como a hija que le había concedido el Cielo para algún gran destino. Cuando la niña cumplió tres años, Ana la condujo al Templo y la ofreció al Señor. Poco tiempo después murió con la muerte de los justos, tan preciosa siempre ante los ojos de Dios.

martes, 25 de julio de 2017

Sedevacante: Un calmante anti-sedevacantista


(Juan XXII)



El Dr. de Mattei prescribe un  calmante anti-sedevacantista
por el Rev. Anthony Cekada 



Un Papa del siglo 14 fue “hereje” y siguió siendo Papa, por consiguiente  Bergoglio también debe seguir siendo Papa ¿verdad?


Las travesuras de Jorge Bergoglio desconciertan cada vez a más y más personas del ala conservadora / tradicionalista del post-Vaticano II, y cada vez es más difícil para ellos insistir  en que Francisco sea realmente papa.

Sólo en la última semana (enero de 2015), Bergoglio ha sacudido al personal con lo de madres “conejos”, y ha contrariado a los apologetas (¡Tomen eso, Catholic Answers!). E incluso ha dado una palmadita en el hombro a una pareja “trans”. ¿Y ahora qué?

Aquellos que reconociendo la gravedad de los errores de Francisco se encuentran mirando al precipicio sedevacantista- la única explicación teológica verdaderamente coherente para el dilema al que se enfrentan  – ¡les da vértigo! 

¡Cualquier cosa, cualquier cosa menos eso!

Ante eso, polemistas de la derecha han dado un paso adelante y han tratado de cuadrar los hechos.

El más reciente es el trabajo del Dr. Roberto de Mattei, historiador italiano y comentarista sobre asuntos de la Iglesia, que ha escrito con elocuencia y de manera incisiva sobre los errores de Bergoglio y su programa revolucionario. En un artículo del 28 de enero, traducido y publicado en el blog Rorate, el Dr. de Mattei trata el caso del Papa Juan XXII (1316-1334) como ejemplo de “Papa que cayó en la herejía y de una Iglesia que le resistió“.

Él no menciona explícitamente la temida “palabra maldita”  sedevacantismo, pero es absolutamente claro que éste es el verdadero tema de su artículo.

La conclusión implícita que el Dr. de Mattei quiere que extraigamos  sobre el  argumento sedevacantista,  más o menos,  se deduce del siguiente argumento analógico:

Juan XXII (1) se convirtió en un hereje público después de ser elegido papa, (2) pero no perdió a consecuencia de ello el cargo papal, y (3) la Iglesia le resistió. Así también, Francisco (1) se ha convertido en hereje público después de ser elegido papa, (2),  y paralelamente  él no ha perdido el cargo papal (3)  y la Iglesia tiene derecho a resistirle. 

Así que ahora Ud. puede respirar profundamente y saborear una gran sensación de calma y satisfacción ante la ansiedad que experimenta ante el el efecto Bergoglio. Los pensamientos sedevacantistas una vez más, ya  puede alejarlos de su cabeza.

Pero, por desgracia, el argumento analógico calmante que el Dr. de Mattei ha prescrito, falla, al menos por dos razones.


I. Juan XXII no fue hereje

La acusación de herejía surgió de una serie de sermones que Juan XXII predicó  en Aviñón, Francia, en los que sostenía que las almas de los bienaventurados difuntos no verían a Dios hasta después del Juicio Final. Suena prometedor como argumento contra el sedevacantismo, en un primer momento, puesto que Juan XXII siempre fue reconocido como Papa verdadero.  Sin embargo:

(A) La doctrina de la visión beatífica aún no se había definido – el sucesor de Juan XXII, Benedicto XII lo haría.

El Dr. de Mattei, tal vez sintiendo que su analogía pecaba de débil, incurre en la palabrería embrollándose así: contrariamente a la enseñanza común del momento sobre la visión beatífica, Juan XXII  “impugnó la tesis”, “cayó en la heterodoxia” “entró en conflicto con la Tradición  de la iglesia en un punto de gran importancia“, “sostuvo su punto de vista”, “propuso de nuevo el error”, “trató de imponer su visión errónea”, etc.

Así pues, mientras que en el título de su artículo, el Dr. de Mattei habla de “un Papa que cayó en la herejía”, ahora evita emplear el término específico técnico de  “herejía” en su artículo. Pero el punto de partida del sedevacantismo es precisamente el término “herejía” atribuido a los papas post-conciliares, incluyendo a  Bergoglio. 

(B) Luego, está el modo empleado por Juan XXII, que había sido teólogo antes de su elección, al  presentar sus argumentos y conclusiones.

Respecto de este punto, el teólogo Le Bachlet dice que Juan XXII propuso su enseñanza tan sólo como “doctor privado que expresa una opinión, opinionem hanc, y que, buscando la prueba,  reconoció que estaba abierto al debate.” (“Benoit XII, “en Dictionnaire de Théologie Catholique ., 2: 662)

Por consiguiente, no es correcto que el Dr. de Mattei afirme  que Juan XXII propuso su tesis como “un acto de magisterio ordinario de la fe de la Iglesia.”

En un segundo sermón, por otra parte, el Papa dijo lo siguiente:

“Digo con San Agustín que, si me engaño en este punto, que alguien que lo sepa mejor que yo me corrija. A mí no me parece otra cosa, a menos que la Iglesia lo declare con una declaración contraria [nisi ostenderetur determinatio Ecclesie contraria ] o a menos que las autoridades en Sagrada Escritura  se é xpresen con más claridad contra lo que yo he dicho anteriormente.“
 
(Le Bachelet, DTC 2 : 262).

Tales declaraciones excluyen el elemento de “obstinación” necesario a la herejía.

Así pues, dos de las condiciones que, por definición, son necesarias para la herejía, simplemente no se hallan en el caso de Juan XXII.


II. Juan XXII se convirtió en Papa en una elección válida, mientras que Bergoglio no llegó a ser un papa válidamente elegido.

El segundo punto en el que falla la analogía implícita del Dr. de Mattei es la suposición tácita de que, al igual que Juan XXII, Bergoglio obtuvo válidamente la autoridad papal  que de alguna manera podría conservar, a pesar de su herejía pública.

Sin embargo Bergoglio fue un hereje público antes de su elección, y como tal hereje público, no pudo ser elegido Papa válidamente.

El principio que sustenta esto pertenece a la ley divina. Tratándose de los requisitos para la elección al cargo papal, existen muchos comentarios del Código de Derecho Canónico  anteriores al Vaticano II, que explícitamente avalan este principio. Por ejemplo:

“Entre los candidatos capaces de ser elegidos válidamente están todos aquéllos que no están impedidos por la ley divina o por una ley eclesiástica invalidante … Los impedidos para ser elegidos válidamente son las mujeres, los niños que no han alcanzado la edad de la razón; Asimismo, los afectados de locura habitual, los no bautizados, los herejes, los cismáticos…“
 
(Wernz-Vidal, Jus Canonicum 1: 415)

Hacemos hincapié justamente en este punto y no proporcionamos más citas que pueden verse en un artículo anterior, [Véase en el blog, en español AQUÍ ] cuyo título resume el por qué falla la analogía implícita de Juan XXII / Bergoglio del Dr. de Mattei: Bergoglio no tiene nada que perder.

* * *

As pues, en ambos casos – la herejía y la obtención inválida de la autoridad papal – la analogía entre Juan XXII y Francisco es un pequeño obstáculo que hay que sortear en el camino hacia el reconocimiento de la única explicación lógica del caso Bergoglio: hay que comenzar aceptando que él es un hereje que nunca ha llegado a ser un Papa verdadero.

Todo lo demás es sólo silbar al pasar por el cementerio.



Fuente: Quidlibet

Traducción: Amor de la Verdad





Martirologio Romano 25 de julio


SANTIAGO EL MAYOR,
Apóstol y Mártir

† hacia el año 44 en Jerusalén

Patrono de quienes sufren artritis y reumatismo; peregrinos; farmacéuticos; herreros; jinetes; caballeros; peleteros; obreros; soldados; veterinarios; Santiago de Chile; Compostela, España.

La paz os dejo, mi paz os doy:
no os la doy Yo como la da el mundo.
No se turbe vuestro corazón, ni tema.
(Filipenses 2, 21)



  • Solemnidad del apóstol Santiago, hijo del Zebedeo y hermano de san Juan Evangelista, que con Pedro y Juan fue testigo de la transfiguración y de la agonía del Señor. Decapitado poco antes de la fiesta de Pascua por Herodes Agripa, fue el primero de los apóstoles que recibió la corona del martirio.
  • En Licia, san Cristóbal, mártir. 
  • En Cesarea en Palestina, santos ValentinaTea y Pablo, mártires en la persecución del emperdor Maximiano, bajo el gobernador Firmiliano. 
  • En Nicomedia, de Bitinia, tránsito de santa Olimpíada, que, habiendo enviudado siendo aún joven, pasó el resto de su vida piísimamente en Constantinopla entre las mujeres consagradas a Dios, sirviendo a los pobres, y permaneció siempre fiel a san Juan Crisóstomo, a quien acompañó cuando el santo fue desterrado.
  • En Tréveris, ciudad de Renania, en Austrasia, san Magnerico, obispo, discípulo de san Nicecio, a quien acompañó fielmente cuando éste fue desterrado y al que emuló, al sucederle en el episcopado, en el celo por la salvación de los almas.
  • En Angers, ciudad de Francia, beato Juan Soreth, presbítero de la Orden de los Carmelitas, en la que introdujo una observancia más estrecha y la amplió con conventos para monjas.
  • En Camerino, del Piceno, en Italia, beato Pedro de Mogliano Corradini, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que brilló por su evangélica predicación, el ejemplo de sus virtudes y la fama de sus milagros.
  • En Salsette en India, beatos mártires Rodolfo Acquaviva, Alfonso Pacheco, Pedro Berno, Antonio Francisco, sacerdotes y Francisco Aranha, religioso, de la Compañía de Jesús, ejecutados por los infieles por haber exaltado la cruz. 


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SANTIAGO EL MAYOR, 
Apóstol y Mártir

Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo y hermano de San Juan, predicó el Evangelio en Jerusalén inmediatamente después de la ascensión de Jesucristo. Llevó después la antorcha de la fe a España; mas, no correspondiendo el éxito a sus esperanzas, volvió a Jerusalén donde, entre otras personas, convirtió al mago Hermógenes. Irritados los judíos, excitaron contra él a Herodes Agripa, y éste para complacerlos, hizo decapitar al santo Apóstol. Su cuerpo, enterrado en Jerusalén, fue después transportado a España; descansa en la catedral de Santiago de Compostela, en Galicia, y todos los años atrae a un número prodigioso de peregrinos.

lunes, 24 de julio de 2017

Martirologio Romano 24 de julio


SANTA CRISTINA,
Virgen y Mártir

n. siglo III probablemente en Roma;
† hacia el año 250 cerca del Lago Bolsena (Toscana), Italia

Patrona de los arqueros, marineros y molineros.

Todos buscan sus propios intereses
y no los de Jesucristo.
(Filipenses 2, 21)


  • En Tiro de Toscana, junto al lago Bolsena, santa Cristina, Virgen y Mártir, la cual, creyendo en Cristo, hizo pedazos los ídolos de oro y plata de su padre, y distribuyó su valor entre los pobres; por lo cual, de orden de su mismo padre, fue despedazada a azotes, atormentada con otros cruelísimos suplicios y echada con una gran piedra en un lago, de donde la sacó un Ángel. Más tarde, en tiempo de otro Juez, sucesor de su padre, sufrió con gran constancia más duros tormentos; por fin, siendo Presidente Juliano, arrojada en un horno encendido, donde permaneció ilesa durante cinco días, y superadas por virtud divina las mordeduras de las serpientes, cortada la lengua y asaeteada, terminó el curso de su martirio.
  • En Roma, en la vía Tiburtina, san Vicente, Mártir.
  • En Amiterno de los Vestinos, el martirio de ochenta y tres santos soldados.
  • En Mérida de España, san Víctor, militar, que, en la persecución de Diocleciano, juntamente con dos hermanos suyos, Estercacio y Antinógenes, con diversos suplicios consumó el martirio.
  • Igualmente, los santos Mártires Meneo y Capitón.
  • En Licia, las santas Mártires Niceta y Aquilina, las cuales, convertidas a Cristo por la predicación de san Cristóbal Mártir, y cortada la cabeza, recibieron la corona del martirio.
  • En Sens, san Ursicino, Obispo y Confesor.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.

SANTA CRISTINA,
Virgen y Mártir

Santa Cristina demostró ya a la edad de doce años cuán a pecho tomaba los intereses de Jesucristo. Rompió los ídolos de su padre sin preocuparse por los castigos a que la exponía este acto de celo. Su padre la hizo azotar y abofetear brutalmente por sus sirvientes. Fue arrojada en una hoguera y salió de ella sana y salva; se le cortó la lengua, y siguió alabando a Dios. Murió finalmente, atravesada con flechas. Sus reliquias son veneradas en Palermo de Sicilia.

domingo, 23 de julio de 2017

R.P. JUAN CARLOS CERIANI: SERMÓN LOS FALSOS PROFETAS-23-JULIO-2017



(Descargue el audio aquí)







DOMINGO VII DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

LOS FALSOS PROFETAS

R.P. Juan Carlos Ceriani



En aquél tiempo: Dijo Jesús a sus discípulos: Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, mas por dentro son lobos voraces: por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de las zarzas? Así es que todo árbol bueno produce buenos frutos, y todo árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede dar frutos malos, ni un árbol malo darlos buenos. Todo árbol que no dé buen fruto será cortado y echado al fuego. Por sus frutos pues lo podéis reconocer. No todo aquel que me dice: ¡Señor, Señor! entrará por eso en el reino de los cielos; sino el que hace la voluntad de mi Padre celestial, ése es el que entrará en el reino de los cielos.

Mateo VII, 15-21


La palabra profeta designaba entre los judíos a todos aquellos que habían recibido o se arrogaban la misión de instruir a otros y de hacer conocer la divina voluntad.

De donde se distinguía dos tipos de profetas: los verdaderos, los buenos, los realmente enviados por Dios; y los falsos, los malos, los que no tenían ninguna misión divina.

Como ese estado de cosas habría de perdurar a lo largo de la historia de la Iglesia, e incluso agravarse hacia el fin de los tiempos, Nuestro Señor nos pone en guardia contra los doctores de mentiras: Guardaos de los falsos profetas…

Los profetas de mentiras siempre han sido más escuchados que los verdaderos profetas.

Es, por desgracia, la historia de la humanidad: Adán prefirió escuchar al padre de las mentiras, antes que creer al Dios de toda verdad, a pesar de sus terribles amenazas.

Los hombres siempre escuchan preferentemente a aquellos que alagan sus pasiones y toleran sus defectos.

Nuestro Señor, en su infinita presciencia, prevé que siempre será así, incluso en su Iglesia. Por eso, como un Buen Pastor, quiere proteger a su rebaño y dice a sus ovejas: Guardaos de los falsos profetas…

Entre ellos están los ministros de Jesucristo; quienes por su cobardía o su malicia, engañan a las almas y las pierden…

En la cátedra, disminuyen las verdades, o bien por miedo callan cual perros mudos; como negligentes centinelas se duermen o no gritan a la vista del enemigo…

+++

Conservando como telón de fondo esta pequeña introducción, deseo referirme a una cita de Santo Tomás que es utilizada para adormecer a las almas respecto de la situación actual de la sociedad, tanto en el orden temporal como en el espiritual; y, en consecuencia, sobre el carácter del combate que se ha de librar, que, como sabemos, es de resistencia y no de restauración o reconquista.

Dicha cita me la exhibieron por primera vez a fines de diciembre de 2011; y la había utilizado poco antes el Padre Carlos Caliri en Alta Gracia; últimamente hizo uso de ella el Superior del Distrito de la F$$PX de América del Sur, Padre Mario Trejo, durante una conferencia en Martínez a propósito de las facultades otorgadas por la Roma modernista para asistir a los matrimonios de los fieles que siguen la actividad pastoral de la F$$PX.

Como pueden apreciar, el tema es muy importante; y lo vamos a analizar, como dije, teniendo de telón de fondo la advertencia de Nuestro Señor: Guardaos de los falsos profetas…

+++

El texto comentado por Santo Tomás pertenece a los tres primeros versículos del segundo capítulo de la Segunda Carta de San Pablo a los Tesalonicenses.

Tesalónica, capital de Macedonia, recibió la luz del Evangelio en el segundo viaje apostólico de San Pablo. No pudiendo detenerse allí a causa de la sedición de los judíos, el Apóstol se dirige a ellos mediante una carta escrita en Corinto hacia el año 52 —es decir que es la primera de todas las epístolas paulinas— para confirmarlos en los fundamentos de la fe y la vocación de la santidad, y consolarlos acerca de los muertos, con los admirables anuncios que les revela sobre la resurrección y la segunda venida de Cristo.

En una segunda carta, también escrita en Corinto poco después de la anterior, San Pablo se dirige a los tesalonicenses para tranquilizarlos, porque eran engañados por algunos sobre el alcance de la primera carta, cuyo contenido, lejos de rectificarlo, confirma el Apóstol.

¿Qué sucedía en Tesalónica? No bien había San Pablo partido de allí, aparecieron falsos maestros inquietando los ánimos de sus convertidos; llegando a forjar una falsa carta de San Pablo.

El lenguaje de esos falsos maestros parece haber sido el de Himeneo y Fileto, contra los cuales el Apóstol previene en II Timoteo II, 17.

Dirían: ¿Vosotros estáis esperando el segundo Advenimiento? ¡Pobres ingenuos! Ya ha sucedido. Cristo ha venido y congregado a sus santos con Él. ¡Y vosotros habéis sido dejados!

También pudo referirse esa falsa carta al segundo Advenimiento como cosa futura, pero con exclusión de los que ya hubiesen muerto. De ahí que los creyentes se sintieran tan terriblemente conmovidos.

Por eso, no faltaban quienes descuidaban sus deberes cotidianos, creyendo que el día de Cristo había pasado ya; y que, por consiguiente, el trabajo no tenía valor, o que las persecuciones que sufrían pudiesen ser ya las del “día grande y terrible del Señor”, sin que ellos hubiesen sido librados por el Advenimiento de Cristo y la reunión con Él.

San Pablo los confirma en su esperanza y les da las aclaraciones necesarias, refiriéndose en forma sucinta a lo que largamente les había conversado de viva voz en su visita.

De ahí que, para nosotros, el lenguaje de esta carta tenga hoy algún punto oscuro, que no lo era entonces para los tesalonicenses.

¿No debería esto despertarnos una santa emulación para saber, hoy, lo que aquellos antiguos aprendieron de boca de San Pablo?

A juzgar por el uso y abuso que hacen los sacerdotes de la F$$PX del comentario de Santo Tomás, parece que no…

R.P. Leonardo Castellani: Sermón Los "Pseudo Profetas"




Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros disfrazados con pieles de ovejas, mas por dentro son lobos voraces: por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de las zarzas? Así es que todo árbol bueno produce buenos frutos, y todo árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede dar frutos malos, ni un árbol malo darlos buenos. Todo árbol que no dé buen fruto será cortado y echado al fuego. Por sus frutos pues lo podéis reconocer. No todo aquel que me dice: ¡Señor, Señor! entrará por eso en el reino de los cielos; sino el que hace la voluntad de mi Padre celestial, ése es el que entrará en el reino de los cielos. 
Mateo VII, 15-21







Domingo séptimo después de Pentecostés











Martirologio Romano 23 de julio


SAN APOLINARIO
DE RAVENA,

Obispo y Mártir

n. en Antioquía; † hacia el año 79 en Ravena, Italia

Protector contra la epilepsia y la gota.

Vosotros, hermanos míos, corregid a los inquietos,
consolad a los pusilánimes, sostened a los débiles,
sed pacientes con todos.
(1 Tesalonicenses 5, 14)

  • En Ravena, el triunfo de san Apolinar, Obispo, el cual, ordenado en Roma por el Apóstol san Pedro y enviado a Ravena, padeció por la fe de Cristo muchos y diversos tormentos; después, predicando el Evangelio en la Emilia, apartó muchas gentes del culto de los ídolos; por fin, vuelto a Ravena, en tiempo del César Vespasiano, consumó un glorioso martirio.
  • En Mans de Francia, san Liborio, Obispo y Confesor.
  • En Roma, el tránsito, de santa Brígida, Viuda, la cuál, después de muchas peregrinaciones hechas a los Santos Lugares, inspirada del divino Espíritu, descansó. Su fiesta se celebra el día 8 de Octubre.
  • Allí mismo, san Rásifo, Mártir.
  • También en Roma, el suplicio de santa Primitiva, Virgen y Mártir.
  • Igualmente, los santos Mártires Apolonio y Eugenio.
  • El mismo día, el triunfo de los santos Mártires Trófimo y Teófilo, los cuales, en tiempo del Emperador Diocleciano, apedreados, echados en el fuego, y, al fin, cortada la cabeza, fueron coronados del martirio.
  • En Bulgaria, muchísimos santos Mártires, a quienes el impío Emperador Nicéforo, que asolaba las Iglesias de Dios, quitó la vida con diversos géneros de muerte: con la espada, y en la horca, con saetas, larga prisión y hambre.
  • En Roma, las santas Vírgenes Rómula, Redenta y Erundina, de quienes escribe san Gregorio Papa.
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.





SAN APOLINARIO
DE RAVENA,
Obispo y Mártir

San Apolinario fue consagrado obispo por San Pedro, cuyo discípulo era, y enviado a Ravena para predicar allí el Evangelio. Sanó a muchos enfermos y convirtió a gran número de paganos. El demonio excitó contra él a los sacerdotes de los ídolos, que lo hicieron echar de la ciudad. Volvió a Ravena y ocultose en ella durante largo tiempo, menos por evitar el martirio que para instruir a sus neófitos y confirmarlos en la fe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...