domingo, 22 de julio de 2018

R.P. Leonardo Castellani: Sermón Lamentación sobre Jerusalén






En aquel tiempo cuando Jesús estuvo cerca de Jerusalén, viendo la ciudad, lloró sobre ella, y dijo: “¡Ah si en este día conocieras también tú lo que sería para la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos. Porque vendrán días sobré ti, y tus enemigos te circunvalarán con un vallado, y te cercarán en derredor y te estrecharán de todas partes; derribarán por tierra a ti, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo en que has sido visitada”. Entró en el Templo y se puso a echar a los vendedores, y les dijo: “Está escrito: «Mi casa será una casa de oración», y vosotros la habéis hecho una cueva de ladrones”. Y día tras día enseñaba en el Templo. Mas los sumos sacerdotes y los escribas andaban buscando perderle, y también los jefes del pueblo
Lucas XIX, 41-47



"El Evangelio de Jesucristo"
R.P. Leonardo Castellani


Dominica noveno después de Pentecostés
La Lamentación sobre Jerusalén


El evangelio que se lee hoy (Lc XIX, 41) contiene juntamente la profecía de la Ruina de Jerusalén y la segunda “limpieza” del Templo.

Se puede decir pues que contiene la relación de Cristo con su Patria y con su Religión.

Acerca de su patria lloró sobre ella. Acerca de su religión, la llamó espectacularmente “Caverna de ladrones”. Eso se lee hoy día de San Ignacio (79). Vaya un sermón. Parece comunismo.

Lucas pone este episodio como una especie de bisagra o gozne de la última estadía de Cristo en Jerusalén en la misma semana de su muerte, el Domingo de Ramos. Antes de él, está el ingreso triunfal en Jerusalén; después de él, la violenta controversia con los judíos acerca de su autoridad; su repetida afirmación de que Él es el Mesías; la trampa para hacerlo aparecer como rebelde al César o bien como mal patriota; la condenación clara y definitiva de la Sinagoga con la parábola de los Vinateros Homicidas y la Higuera Estéril; la decisión definitiva de darle la muerte y el pacto de la Sinagoga con Judas; y finalmente la profecía parusíaca acerca de la Ruina y Cautiverio de Salen: apokalypsis sinóptico, que está In-extenso en Mateo XXIV. Toda estas perícopas están ahiladas por una clara lógica interna: Cristo terminaba su misión con una decisión terminante y una energía rayana en la violencia; del otro lado ya no hay más preocupación que la del modo de darle muerte. San Jerónimo dice que este arreo de los mercantes del Templo (volteo de cátedras y sillas, arreo de bueyes y ovejas, desparramo de monedas, retiro de tórtolas y palomas, y el airado debate que siguió), esta segunda “limpieza” del Templo, como la llaman los Santos Padres, fue el milagro más grande que hizo Cristo... Opinión andaluza de mi patrono personal y patrono de Santa Fe, que me gusta bastante: ciertamente fue el milagro que más le costó y pagó más caro. Y este último gesto activo de Jesús –después viene la Pasión– resume toda su misión y su empresa como profeta, que fue luchar contra el fariseísmo; por eso justamente este gesto se repite casi igual al principio y al fin de su vida pública: apenas llegó a Jerusalén después del bautismo de Juan y el Milagro de Caná; y tres años después, al cerrar su vida pública con la última Pascua, se fue derechito al Templo, se hizo un látigo de cuerdas, e hizo desalojar el atrio a todos los mercachifles, sacerdotes o no sacerdotes. Dice el judío Flavio Josefo que los sacerdotes no tenían la culpa, ellos se limitaban a “alquilar” el atrio a los usureros. No está mal la excusa; Flavio Josefo es de gran actualidad.

El párroco hace un sermón el 25 de mayo donde dice que el patriotismo es una virtud; yo no voy a contradecir al párroco.

El párroco funda su dicho en que Cristo lloró sobre Jerusalén, lo cual prueba que amaba a su patria. ¿La amaba todavía? ¿O la compadecía solamente? Difícil amar esa gran porquería en que se había convertido el Estado Israelita bajo la dirección del hipócrita Caifás, el payaso Herodes y el poder efectivo de una potencia extranjera. No se puede amar sino lo hermoso; y eso no era hermoso. Era una porquería que provocaba en Cristo una indignación parecida al vómito; y un horror como el que se tiene al verdugo. Todo eso era hermoso, frondoso y pomposo solamente por afuera, como la higuera estéril. Todo eso había acabado su función en el mundo y debía secarse irremisiblemente, maldecido por Dios.

El párroco no dice que “todo patriotismo es una virtud”... Por suerte, porque si lo dijera, habría que contradecirlo. El patriotismo puede ser una virtud y puede también no serlo. El chovinismo o patrioterismo es un vicio. Y hay casos en que el patriotismo se vuelve imposible, y se reduce a la “compasión”. Un hijo no puede amar a su madre degradada, si no es compadeciéndola.

Se puede calcular que hoy día más de la mitad de la población total del globo no ama a su patria o la ama en falso; abriendo bien los ojos se ve claramente eso; o pelándose los ojos, como dice el inglés. Por ejemplo, en Italia, el país que tiene más clero en el mundo y es tenido por el más católico, hay 7. millones de adultos inscriptos al Partido Comunista; el cual profesa que el patriotismo es un “prejuicio burgués”; 7 millones de “inscriptos” que hay que multiplicar por 4 para colegir el número aproximado de los que no tienen tal “prejuicio burgués”, inscriptos y no inscriptos.

El patriotismo tal como hoy lo entendemos (adhesión apasionada a un Estado nacional  llevada a un límite casi religioso) es una vivencia relativamente reciente; se puede decir que Juana de Arco en el siglo XIII lo formuló, en el siglo XVI se hizo común; y después de la Revolución Francesa, universal y oficialmente “obligatorio”. Pero ese afecto no es unívoco, y puede darse en cinco estados muy diferentes; a saber:

1. Patriotismo instintivo.
2. Patriotismo vicioso.
3. Patriotismo anulado.
4. Patriotismo virtuoso primero.
5. Patriotismo virtuoso segundo.

El patriotismo instintivo, que es el núcleo o raíz de todos los otros, es el apego a las imágenes que nos son familiares y que han tejido desde la infancia nuestra vida afectiva; el cual en los animales se llama querencia, engendra la añoranza y es natural en el hombre, si algotro no lo impide: es natural, no es ni bueno ni malo en sí mismo. Lo instintivo en el hombre es indeterminado y puede volverse moralmente bueno o malo, según se ordene o no se ordene por la razón. Los instintos son premorales.

No ordenado por la razón, este apego natural se vuelve vicioso; deviene esa infatuación un poco ridícula por la cual el patriotero exalta a su país en forma vana por encima de todo, para despreciar a los demás países, y tenerse él mismo por una gran cosa por el mérito de haber nacido casualmente en tal lugar de la tierra y no en otro; y otras macanas por el estilo que pueden degenerar en la idolatría del ultra-nacionalismo. Hoy día hay varios filósofos morales que se desatan contra el nacionalismo pintándolo como un crimen; el principal de todos, Aldous Huxley, se refieren en realidad a este patriotismo vicioso de que hablo, que los franceses llaman chauvinismo, los ingleses jingoísmo y los alemanes chauvinisieren, uebertriebene Patriotismus y Vaterlandprablerei, o sea patriotismo exagerado; el cual en su forma extrema, no tiene nombre todavía, aunque ya existe. “Nacionalismo” lo llama Huxley, con mal nombre; y con gran alegría de los liberales argentinos, que nos anatematizan así a los pobres nacionalistas católicos argentinos.

Así como puede ser exagerado, el patriotismo instintivo puede ser cohibido o inhibido por una pasión contraria; que es lo que pasa con estos comunistas y socialistas. “soy ciudadano del mundo”, dice Álvaro Yunque, y otros muchos. Si los embarcaran a todos en un carguero y los descargaran en la isla de Sumatra –la cual pertenece al mundo– al poco tiempo la mayoría tendría una añoranza o morriña mortal de los cafés de la calle Corrientes, el castellano les parecería la lengua más hermosa del mundo, y se pondrían a llorar si vieran un “trapo” azul y blanco.

El patriotismo es virtud cuando ese apego natural a lo propio entra en los ámbitos de la razón; y es una virtud moral perteneciente al cuarto mandamiento, cuando se ama a la patria por ser patria o paterna; y es una virtud teológica que ingresa en el primer mandamiento cuando ademas se ama a la patria por ser una cosa de Dios; y así tenemos el patriotismo común y el patriotismo heroico, que poquísimos poseen hoy día. Así siempre se puede amar a la patria, por fea, sucia y enferma que ande; y así amó Cristo a su nación, que era “una cosa de Dios a literalmente, y por propia culpa estaba por dejar de serlo; de modo que su amor era compasión; y así la obra de ese amor fue conminación y consejo, antes que fuera demasiado tarde: no le dijo requiebros sino amenazas, desde el bordo abrupto que domina por el Norte la ciudad de Jerusalén. Y lloró sobre ella.

Hoy día el régimen capitalista y el Estado totalitario (la tiranía, digamos su antiguo nombre) han vuelto muy difícil si no imposible el amor a la patria. Hemos dicho que solamente se pueden amar las cosas lindas; y si yo soy proletario –como de hecho lo soy– sé perfectamente que todas las cosas lindas que tiene este país o cualquier otro no son para mí de ninguna manera, ni siquiera remota. Entonces, por más cosas lindas que vea, no producirán admiración o atracción en mí sino más y más resentimiento, a no ser que un gran amor a Dios me sobreponga a estos afectos naturales. Si religiosidad no hay, entonces es natural que se produzca el Himno del Proletario, que dice así, si mal no recuerdo:


Vosotros lo tenéis todo
Nosotros no tenemos nada
Por causa de vuestra ruindad.
¡Afuera el falso buen modo
Y la caricia interesada!
¡No busquéis nuestra amistad!


“La injusticia multiplicada destruirá la convivencia”, dijo Jesucristo; y la convivenciaes el grado más bajo y el fundamento de la amistad social; el grado que constituye esencialmente las patrias. Si los sujetos que viven en un mismo campo de concentración geográfica se odian cordialmente unos a otros, no se puede decir que allí exista patria; porque “si no amas a tu prójimo, al que ves ¿cómo amarás a la patria a la cual no ves?”. En amor al prójimo se resuelve prácticamente el amor a la patria; y si no es amor al prójimo, nada es.

Esto más o menos dijo el párroco el 25 de Mayo; y yo, viendo que no había absolutamente nada más que decir, no dije nada; y por otra razón además no dije nada, 
porque me pasé todo el tiempo del sermón durmiendo, que Dios me perdone.

“¡Jerusalén, Jerusalén, que persigues a los profetas y trucidas a los que te son enviados! Yo he querido reunir a tus hijos como la gallina reúne a los pollitos bajo sus alas, y tú lo has impedido. ¡Si conocieses por lo menos ahora, en este día tuyo, el último para ti, dónde está la paz tuya! Porque vendrán otros días contra ti, y te cercarán tus enemigos con cerco, y te acorralarán, y te apretarán por todas partes; y postrarán por tierra a ti y a tus hijos y a todos cuantos están en ti; y no dejarán en ti piedra sobre piedra; a causa de que no supiste conocer el día de tu visitación.”


Notas

78. No hablo de este libro, que de hecho se ha publicado, porque no cumple que yo diga que
está bien escrito. Pero si ustedes prefieren la opinión del P. Furlong a la mía, digamos que “no
hay regla sin excepción”.
79. El año 1955 la Domínica Nona cayó el 31 de julio.







Sea todo a la Mayor Gloria de Dios

Martirologio Romano 22 de julio


SANTA MARÍA MAGDALENA,
Penitente

† siglo I

Patrona de los conversos; pecadores arrepentidos; mujeres; quienes llevan una vida contemplativa; peluqueros; farmacéuticos; personas ridiculizadas por su piedad; perfumerías y fabricantes de perfumes; fabricantes de guantes.
Se la invoca en las tentaciones (en especial las que atentan contra la virtud de la pureza).



Le son perdonados muchos pecados,
porque ha amado mucho.
(Lucas 7, 47)

  • En Marsella de Francia, el nacimiento para el cielo de santa María Magdalena, de la cual lanzó el Señor siete demonios, y fue la primera que mereció ver al mismo Salvador resucitado.
  • En Lisboa de Portugal, el triunfo de san Lorenzo de Brindis, Confesor, de la orden de los hermanos menores capuchinos, al cual, por la predicación de la palabra de Dios, por la doctrina celeste y por las legaciones pontificias, y esclarecido en las cosas para la gloria de Dios y para utilidad de la Iglesia, el Papa León XIII declaró doctor de la Iglesia universal y mandó que su fiesta se celebrara el día de ayer.
  • En Filipos de Macedonia, santa Síntiques, de quien hace mención san Pablo Apóstol.
  • En Ancira de Galacia, el triunfo de san Platón, Mártir, el cual, siendo Lugarteniente Agripino, fue azotado, desgarrado con uñas de hierro y atormentado con otros géneros de atroces suplicios; y por fin, cortada la cabeza, entregó su invencible alma a Dios. De sus milagros en socorrer a los cautivos hablan las Actas del segundo Concilio Niceno.
  • En Chipre, san Teófilo, Pretor, que, apresado por los árabes, y no pudiendo ser reducido ni con dones ni con amenazas, a renegar de Cristo, fue degollado.
  • En Antioquía, san Cirilo, Obispo, célebre en santidad y doctrina.
  • En Menat, territorio de Auvernia, san Meneleo, Abad.
  • En el monasterio de Fontenelle en Francia, san Vandregísilo, Abad, esclarecido en milagros; cuyo cuerpo fue llevado después al monasterio Blandino en Flandes.
  • En Escitópolis de Palestina, san José, Conde.
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SANTA MARÍA MAGDALENA,
Penitente

Mirad a esta ilustre penitente bañando con sus lágrimas los pies del Salvador y enjugándolos con sus cabellos. Es Magdalena, otrora esclava del amor profano, y ahora esposa de Jesús. Lo acompaña en el Calvario; corre a la tumba para perfumar su cuerpo; se prosterna a los pies de Jesús resucitado; y después de su gloriosa ascensión, se retira a la soledad para llorar hasta la muerte pecados que sabía ella le habían sido perdonados. Si tú has imitado sus extravíos, imita su penitencia. Ama mucho, para que se te perdone mucho.

sábado, 21 de julio de 2018

Martirologio Romano 21 de julio


SANTA PRÁXEDES,
Virgen
† hacia el año 164 en Roma, Italia

Patrona de las mujeres solteras.

Quien se avergonzare de Mí y de mis palabras,
de ese tal se avergonzará el Hijo del hombre,
cuando venga en su majestad.
(Lucas 9, 26)



  • En Roma, santa Práxedes, Virgen, la cual, instruida en la perfecta castidad y en la ley divina, después de pasar la vida en continuas vigilias, oraciones y ayunos, descansó en Cristo y fue sepultada juntó a su hermana Pudenciana en la vía Salaria.
  • En Babilonia, san Daniel, Profeta.
  • En Comana de Armenia, san Zótico, Obispo y Mártir, que fue coronado en el imperio de Severo.
  • En Marsella de Francia, el triunfo de san Víctor, el cual, siendo soldado y no queriendo ni seguir la milicia ni sacrificar a los ídolos, primero fue echado a la cárcel, donde le visitó un Ángel; castigado después con diferentes suplicios, y últimamente triturado con una rueda de molino, consumo el martirio. Padecieron también con él tres soldados, a saber: Alejandro, Feliciano y Longinos.
  • En Troyes de Francia, el suplicio de los santos Claudio, Justo, Jucundiano y cinco Compañeros, siendo Emperador Aureliano.
  • Allí mismo, santa Julia, Virgen y Mártir.
  • En Estraburgo, san Argobasto, Obispo, esclarecido en milagros.
  • En Siria, san Juan, Monje, que fue colega de san Simeón.
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SANTA PRÁXEDES,
Virgen

Santa Práxedes, hermana de Santa Prudenciana, edificó a Roma por su gran piedad. Los cristianos encarcelados por orden de Marco Antonio eran, sobre todo, el objeto de su solicitud. Los visitaba y les procuraba socorro y consuelo. Deseaba vivamente compartir sus sufrimientos, pero Dios lo había dispuesto de otro modo. Viendo que la persecución seguía encarnizándose, pidió a Dios la hiciera morir. Su ruego fue escuchado: fue al cielo a recibir la recompensa de su caridad.

MEDITACIÓN
SOBRE TRES TENTACIONES

I. Muchos cristianos se dejan apartar de la práctica de la virtud por dificultades puramente imaginarias. Para ser santo, no es menester poseer ni un gran espíritu ni una larga experiencia; tampoco es preciso sufrir las fatigas que temes. En un momento, si quieres, puedes ser amigo de Dios. Tu vida es demasiado corta para que llegues a ser un gran filósofo; pero es suficientemente larga como para llegar a ser un gran santo. Si ya el mundo tuvo la primera parte, que la última al menos esté consagrada al Señor. Respeta tu vejez, reconoce a Dios al término de tu existencia, y que el fin de tu vida sea el comienzo de tu salvación (San Clemente de Alejandría).

II. No te dejes detener por el cúmulo de dificultades que se presentarán a tu imaginación; piensa en hacer bien la acción que has comenzado. Para vivir santamente, hay que emplear bien el tiempo presente, y hacer sin demora lo que Dios quiere que hagas. A cada día le basta su malicia; no pienses en el mañana; vive como si hubieras de morir hoy.

III. Pero, ¿qué dirán si cambio de vida? ¿Qué dirá Jesucristo si temes más las palabras de los hombres que sus amenazas? ¿Qué dirán los santos de verte temer una burla, más que lo que ellos temieron los suplicios? ¿Qué dirás tú, en el día del juicio, si eres condenado por haber temido exponerte? Ocúpate de hacer el bien y deja que hablen los impíos. Los que te menosprecian y te hacen burla ahora, te envidiarán y te respetarán durante toda la eternidad.


La confianza en Dios.
Orad por los que vacilan en la virtud.


ORACIÓN
Escuchadnos, oh Dios Salvador nuestro, y que la fiesta de la bienaventurada Práxedes, vuestra virgen, regocijando nuestra alma, la enriquezca con sentimientos de tierna devoción.
Por J. C. N. S.



Fuentes: Martirologio Romano (1956), Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J., Tomo III; Patron Saints Index.











Sea todo a la mayor gloria de Dios.


viernes, 20 de julio de 2018

Recordatorio Indulgencia Plenaria el 20 de julio




Quienes visten el Escapulario Carmelita pueden ganar indulgencia plenaria el 20 de julio, fiesta de San Elías Profeta.
También es posible ganar indulgencia plenaria:
1. El día en que le imponen el escapulario y se une a la familia carmelita.
2. En estas fiestas:
  • Virgen del Carmen - 16 de julio o cuando se celebre.
  • San Simón Stock - 16 de mayo.
  • San Elías Profeta - 20 de julio.
  • Santa Teresita del Niño Jesús - 3 de octubre (calendario tradicional).
  • Santa Teresa de Jesús - 15 de octubre.
  • Todos los Santos Carmelitas - 14 de noviembre.
  • San Juan de la Cruz - 24 de noviembre (calendario tradicional).
Se puede ganar indulgencia parcial por usar piadosamente el santo escapulario, por besarlo o por cualquier otro acto de afecto y devoción. Se aplica también a la medalla-escapulario.

Ver Normas generales sobre las indulgencias


Visto en Tradición Católica



Sea todo a la mayor gloria de Dios.


Martirologio Romano 20 de julio


SAN JERÓNIMO EMILIANO,
Confesor

n. 1481 en Venecia, Italia; † 8 de Febrero de 1537 en Italia

Patrono de huérfanos y personas abandonadas.

Sed sobrios y vigilad, porque vuestro adversario, el diablo,
ronda como león rugiente buscando a quién devorar.
Resistidle firmes en la fe.
(1 Pedro 5, 8-9)


  • San Jerónimo Emiliano, Confesor, Fundador de la Congregación de Somasca, celestial Patrono de todos los huérfanos y de la juventud desamparada; el cual descansó en el Señor el día 8 de Febrero.
  • En Antioquía, el suplicio de santa Margarita, Virgen y Mártir.
  • En el monte Carmelo, san Elías, Profeta.
  • En Judea, el nacimiento para el cielo de san José, por sobrenombre el Justo, a quien propusieron los Apóstoles con san Matías para ocupar en el apostolado el lugar del traidor Judas; y aunque recayó la suerte en Matías, él, sin embargo, se dedicó, a la predicación del Evangelio y a la santidad, y habiendo padecido de parte de los judíos por la fe de Cristo cruel persecución, descansó con glorioso fin. De este santo se refiere también que, confiado en Dios, bebió el veneno que le dieron sus enemigos, sin recibir daño alguno.
  • En Córdoba de España, san Pablo, Diácono y Mártir, que por reprender a los príncipes Mahometanos por la feroz impiedad de su secta, y predicar constantísimamente a Cristo, de orden de los mismos martirizado, pasó, a los premios del cielo.
  • En Damasco, los santos Mártires Sabino, Julián, Máximo, Macrobio, Casia y Paula, con otros diez.
  • En Portugal, santa Wilgefortis o Librada, Virgen y Mártir, la cual, peleando denodadamente por la fe de Cristo y por la castidad, crucificada, consiguió un glorioso triunfo.
  • El mismo día, el tránsito de los santos Flaviano II, Obispo de Antioquía, y Elías, Obispo de Jerusalén; los cuales, por defender el Concilio de Calcedonia, desterrados por el Emperador Anastasio, pasaron victoriosos al Señor.
  • En una aldea de Boloña en Francia, san Vulmaro, Abad, varón de admirable santidad.
  • En Tréveris, santa Severa, Virgen.
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires 
y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SAN JERÓNIMO EMILIANO,
Confesor


Jerónimo siguió primero la carrera militar. Siendo gobernador del castillo de Castelnuovo, fue tomado prisionero y cargado de cadenas. En su infortunio, invocó a la Santísima Virgen, y esta bondadosa Madre rompió sus hierros y lo condujo, a través de los enemigos, hasta Trevisa. Una vez entrado en la ciudad suspendió sus armas ante el altar de su libertadora. Después de haber sido alcalde de Trevisa, volvió a Venecia, su ciudad natal, donde se consagró muy especialmente al cuidado de los huérfanos. Estableció para ellos hospicios en Venecia, Bérgamo y en Brescia. Asoció a su obra algunos abnegados laicos y echó así las bases de la Orden de los Somascos. Murió el 8 de febrero de 1537, de una enfermedad que había contraído cuidando enfermos.


MEDITACIÓN
SOBRE LAS TENTACIONES
Y LOS MEDIOS PARA VENCERLAS


I. Dios permite al demonio que nos tiente, a fin de probar nuestra virtud y aumentar nuestra recompensa; pero nunca permite que seamos tentados más allá de nuestras fuerzas. Podemos resistir, si lo queremos; el demonio puede inducirnos al mal, pero no puede constreñirnos a cometerlo; conservamos siempre la libertad y las gracias necesarias para resistirle. El demonio puede muy bien ladrar, excitar, pero no puede mordernos; nos tienta por la persuasión y no por la violencia; no fuerza nuestro consentimiento, lo pide (San Agustín).

II. Nosotros mismos nos tentamos concediendo toda clase de libertades a nuestros sentidos, halagando a nuestro cuerpo y dejándolo en la ociosidad y las delicias. Tentamos a los demás, incitándolos al pecado con nuestras palabras y nuestros ejemplos. Forzamos al demonio a que nos tiente proporcionándole las ocasiones de hacerlo: porque él se sirve de lo que hemos visto, dicho u oído, para llevarnos al pecado. ¿Por qué habremos de oír lo que no se puede hacer sin pecado? (Tertuliano).

III. San Pedro nos indica tres medios para resistir las tentaciones: la sobriedad, la vigilancia y la fe. Sé sobrio, y alejarás casi todas las tentaciones contra la castidad; vigila tus acciones y fácilmente descubrirás las asechanzas que el demonio te arma; en fin, sé hombre de la fe y la fe te dará la victoria sobre todos tus enemigos: porque no puede ser vencido quien cree en el infierno, que es castigo del pecado, y en el cielo, que es recompensa de la virtud.



La fortaleza y la generosidad.
Orad por los que sufren tentación.


ORACIÓN
Oh Dios Padre de las misericordias, por los méritos e intercesión del bienaventurado Jerónimo que disteis como sostén y padre a los huérfanos, concedednos la gracia de conservar fielmente el espíritu de adopción, en virtud del cual nos llamamos, y en efecto lo somos, hijos vuestros. Por J. C. N. S.





Fuentes: Martirologio Romano (1956), Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J., Tomo III; Patron Saints Index.











Sea todo a la mayor gloria de Dios.


jueves, 19 de julio de 2018

Martirologio Romano 19 de julio


SAN VICENTE
DE PAUL,
Confesor
n. 1581 en Landas, Francia;
† 1660 en París, Francia


Patrono de sociedades y trabajadores de caridad; hospitales y trabajadores de hospital; personas que necesitan o que brindan ayuda espiritual; voluntarios; leprosos; prisioneros; caballos. Se lo invoca contra la lepra y para encontrar artículos perdidos.

Quien diere a uno de estos pequeñuelos un vaso de agua fresca
solamente por razón de ser discípulo mío, os doy mi palabra 
que no perderá su recompensa.
(Mateo 10, 42)

  • San Vicente de Paúl, Presbítero y Confesor, Fundador de la Congregación de Presbíteros de la Misión y de las Hijas de la Caridad, celestial Patrono de todas las Asociaciones de caridad; el cual durmió en el Señor el 27 de Septiembre.
  • En Colosos de Frigia, el triunfo de san Epafra, a quien el Apóstol san Pablo llama su concautivo. Fue por el mismo Apóstol ordenado Obispo de Colosos, donde, ilustre por sus virtudes, defendiendo la grey a él confiada, consiguió en viril combate la palma del martirio. Su cuerpo está sepultado en Roma en la Basílica de santa María la Mayor.
  • En Tréveris, san Martín, Obispo y Mártir.
  • En Sevilla de España, el martirio de las santas Vírgenes Justa y Rufina, las cuales, detenidas por el Presidente Diogeniano, fueron primero estiradas en el potro, y despedazadas con uñas de hierro, y después probadas con cárcel, hambre y diversas torturas; finalmente, Justa expiró en la cárcel, y a Rufina, mientras confesa a Jesucristo, rompieron la cerviz.
  • En Córdoba de España, santa Áurea, Virgen, heman a de los santos Mártires Adulto y Juan; la cual fue una vez inducida a la apostasía por el Juez Mahometano, mas luego, arrepentida de su culpa, en un nuevo combate venció al enemigo, derramando su sangre.
  • En Roma, san Símaco, Papa, que, vejado mucho tiempo por la facción de los cismáticos, por último, esclarecido en santidad, pasó al Señor.
  • En Verona, san Félix, Obispo.
  • En Escete, monte de Egipto, san Arsenio, Diácono de la Iglesia Romana, que en tiempo de Teodosio, se retiró a la soledad, y, consumado allí en toda virtud y enriquecido con el don de continuas lágrimas, entregó su espíritu a Dios.
  • En Capadocia, santa Macrina, Virgen, hija de los santos Basilio y Enmelia, y hermana de los santos Obispos Basilio el Grande, Gregorio Niseno y Pedro de Sebaste.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SAN VICENTE
DE PAUL,
Confesor

¡Cómo hablar de todos los infortunios que este santo ha aliviado! Ninguno, al parecer, podría sustraerse de los ardores de su caridad. Expósitos, jóvenes extraviados, niñas en peligro de perderse, mujeres pervertidas, galeotes, cautivos de los moros, obreros inválidos, alienados, mendigos sin techo, todos los infortunados fueron objeto de su infatigable solicitud. ¡Cuántas obras ha fundado, cuántas se han establecido bajo su patrocinio después de su muerte! ¡Ah! ¡si un vaso de agua dado a un pobre da derecho a una recompensa, cuál no debe ser la gloria de Vicente en el cielo!

miércoles, 18 de julio de 2018

Martirologio Romano 18 de julio


SAN CAMILO DE LELIS,
Confesor

n. 1550 en Abruzzi, Italia;
† 14 de julio de 1614 en Génova, Italia

Patrono de los hospitales y trabajadores de hospital; enfermeros; enfermos.



Padre mío, si es posible, pase de mí este cáliz;
sin embargo, no se haga como yo quiero sino como tú quieres.
(Mateo 26, 39)


  • San Camilo de Lelis, Presbítero y Confesor, Fundador de los Clérigos Regulares ministros de los enfermos, y celestial Patrono de los hospitales y enfermos; cuyo tránsito se celebra el día 14 de este mes.
  • En Tívoli, santa Sinforosa, mujer de san Getulio Mártir, con sus siete hijos: Crescente, Juliano, Nemesio, Primitivo, Justino, Estácteo y Eugenio; a la madre, imperando Adriano, por su inquebrantable constancia, primero abofetearon mucho tiempo, después la colgaron de los cabellos, y últimamente, atándole una piedra al cuello, la precipitaron en el río; los hijos, descoyuntados con garruchas en sendos palos, consumaron el martirio con diversos géneros de muerte. Sus cuerpos, trasladarlos después a Roma, fueron hallados, en tiempo del Papa Pío IV, en la Diaconía de san Ángel de la Pesquería.
  • En Utrecht, san Federico, Obispo y Mártir.
  • En Doróstoro de la Misia inferior, san Emiliano, Mártir, que en tiempo de Juliano Apóstata y del Presidente Capitalino, arrojado en un horno, recibió la palma del martirio.
  • En Cartago, santa Gundena, Virgen, la cual, de orden del Procónsul Rufino, cuatro veces en distintos tiempos, por confesar a Cristo, fue estirada en el potro y horriblemente despedazada con uñas aceradas, padeció largo tiempo la hediondez de un calabozo, y al cabo fue muerta al filo de la espada.
  • En Galicia de España, santa Marina, Virgen y Mártir.
  • En Milán, san Materno, Obispo, el cual, en el imperio de Maximiano, encarcelado por la fe de Cristo y por la Iglesia a él encomendada, y muchas veces azotado, al cabo, ilustre por tan repetidas confesiones, descansó en el Señor.
  • En Brescia, el triunfo de san Filastrio, Obispo de dicha ciudad; que, con su predicación y escritos, combatió valerosamente contra los herejes, principalmente Arrianos, de quienes sufrió muchas persecuciones, y al fin, esclarecido en milagros, Confesor descansó en paz.
  • En Metz de Francia, san Arnulfo, Obispo, que, ilustre por su santidad y milagros, escogió la vida eremítica y descansó con dichoso fin.
  • En Segni, san Bruno, Obispo y Confesor.
  • En Forlimpópoli de Emilia, san Rufino, Obispo de la misma Ciudad.
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SAN CAMILO
DE LELIS,
Confesor

Después de una juventud disipada, San Camilo se convirtió a la edad de 25 años, y más tarde comenzó sus estudios para llegar a ser sacerdote y poder así asistir más útilmente a los enfermos en trance de muerte. Fue con este objeto que fundó la Orden de los Clérigos regulares. Soportó, a su vez, con inalterable paciencia, cinco enfermedades sumamente penosas, que él llamaba las misericordias del Señor. A menudo se lo oía repetir estas palabras de San Francisco de Asís: “Tan grande es la felicidad que espero, que todas las penas se convierten para mí en motivo de alegría”. Durmiose en el Señor el 14 de julio de 1614, a la hora que él mismo había predicho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...