lunes, 23 de mayo de 2022

Dom Gueranger: Día de Rogativas

  




"Año Litúrgico"
Dom Gueranger


Las Rogativas y el Tiempo Pascual

Hoy da comienzo un triduo dedicado a la penitencia. Este acontecimiento inesperado parece a primera vista una especie de anomalía en el tiempo pascual; y, sin embargo, cuando se reflexiona sobre su sentido se comprende que esta institución tiene una relación íntima con los días en que nos encontramos. Es cierto que el Salvador decía antes de su Pasión que "durante la estancia del Esposo entre nosotros, no es tiempo de ayunar" ¿pero estas últimas horas que preceden a su partida para el cielo no tiene algo de melancólico? ¿Y no nos sentimos naturalmente llevados ayer a pensar en la tristeza resignada y contenida que oprime el corazón de la divina Madre, y el de los discípulos, en vísperas de perder a aquel cuya presencia era para ellos anticipo de goces celestiales?


Origen de la Rogativas

Ahora debemos referir cómo y con qué ocasión el Ciclo litúrgico fué completado, en este tiempo, por la introducción de estos tres días durante los cuales la Santa Iglesia, tan radiante como estaba por los esplendores de la Resurrección, parece querer volver de repente al duelo cuaresmal. El Espíritu Santo que la dirige en todos los acontecimientos ha querido que una humilde Iglesia de las Galias, poco después de la mitad del siglo v, diese comienzo a este rito, que se extiende rápidamente a toda la catolicidad, donde fué recibido como un complemento de la liturgia pascual.

La Iglesia de Vienne, una de las más ilustres y más antiguas de la Galia meridional, tenía por Obispo, hacia el año 470, a San Mamerto. Múltiples calamidades habían desolado esta provincia recientemente conquistada por los Borgoñones. Terremotos, incendios, fenómenos formidables agitaban las ciudades cual signos de la cólera divina. El santo Obispo, deseando elevar la moral de su pueblo, impulsándole a dirigirse a Dios cuya justicia debía ser aplacada, prescribió tres días de expiación, durante los cuales los fieles se entregarían a las obras de penitencia, e irían en procesión cantando salmos. Fueron escogidos para el cumplimiento de esta piadosa resolución los tres días que preceden a la Ascensión. Sin ninguna duda, el Santo Obispo de Vienne echaba de este modo los fundamentos de una institución que la Iglesia entera iba a adoptar. Con todo, es necesario admitir que Mamerto no fué el creador de esta solemnidad, él no hizo más que precisar el modo litúrgico y fijar la fecha. En efecto, sabemos que en Milán estas procesiones tenían lugar, no los tres días que preceden a la Ascensión, sino la semana siguiente, y en España, el Concilio de Gerona, celebrado en 517, ordena procesiones los Jueves, viernes y sábados después de Pentecostés. Además, Sidonio Apolinar, contemporáneo de San Mamerto, dice que estas procesiones existían antes de San Mamerto, pero que este realzó su solemnidad. (Rev. Sén., t. XXXIV, p. 17.)

Como era justo las Galias comenzaron. San Alcimo Avito, que sucedió casi inmediatamente a San Mamerto en la silla de Vienne atestigua que la práctica de las Rogativas estaba ya consolidada en esta Iglesia. San Cesáreo de Arlés, en los comienzos del siglo vi, habla de ellas como de una costumbre ya muy extendida, designando al menos por estas palabras todo el territorio de las Galias que se encontraba entonces bajo el yugo de los Visigodos 3. Se ve claramente que toda la Galia no tardó en adoptarla, si se leen los cánones promulgados a este objeto en el primer Concilio de Orleáns celebrado en 511, y reunido de todas las provincias que reconocían la autoridad de Clodoveo. Los reglamentos del concilio referentes a las Rogativas dan una alta idea de la importancia que ya entonces se daba a esta práctica. No solamente se prescribe la abstinencia de carne durante los tres días, sino que el ayuno es de precepto. Ordena también se dispense del trabajo a los criados, para que puedan tomar parte en las largas funciones de estos tres días. En 567, él Concilio de Tours sancionaba del mismo modo, la obligación de ayunar en las Rogativas y én cuanto a la obligación de guardar fiesta durante estos tres días la encontramos también reconocida en las Capitulares de Carlomagno y de Carlos el Calvo.


La Procesión de las Rogativas

El principal rito de las Iglesias de las Galias durante estos tres días consistía desde sus orígenes en estas marchas solemnes acompañadas de cánticos suplicatorios y que se han llamado procesiones por que se hacen de un lugar a otro. San Cesáreo de Arlés nos enseña que aquellas que tenían lugar en las Rogativas duraban seis horas completas; de suerte que el clero, al sentirse fatigado por lo prolongado de los cantos, las mujeres cantaban a coro a su vez, para dejar a los ministros de la Iglesia tiempo de respirar \ Este detalle, tomado de las costumbres de las Galias en esta época primitiva, puede hacernos comprender la indiscreción de aquellos que en nuestros tiempos modernos, han propuesto la abolición de ciertas procesiones que ocupaban una parte notable del día, y esto, fundados en la idea de que esta prolongación debía ser considerada en sí misma como un abuso.

Martirologio Romano 23 de mayo

 

SAN DESIDERIO DE VIENNE
Obispo y Mártir

n. Autun, Francia; † 608 en Lyon, Francia



Si es para esta vida solamente que esperamos en Cristo,
somos los más desdichados de todos los hombres.
(1 Corintios 15, 19)


  • En Langres de Francia, el martirio de san Desiderio, Obispo, quien, viendo a su pueblo oprimido por el ejército de los Vándalos, se presentó al Rey de éstos pidiendo gracia para su rebaño; pero, mandando el tirano que al punto le degollasen, extendió gustoso su cuello por las ovejas a él encomendadas, y degollado pasó al Señor. Padecieron tambien con él otros muchos del número de su grey, que están sepultados en la misma ciudad.
  • En España, los santos Mártires Epitacio, Obispo, y Basileo.
  • En territorio de Lyon, san Desiderio, Obispo de Viena, que apedreado por orden del Rey Teodorico, fue coronado del martirio.
  • En África, los santos Mártires Quinciano, Lucio y Julián; los cuales, padeciendo en la persecución Vandálica, merecieron las coronas eternas.
  • En Capadocia, la conmemoración de los santos Mártires, a quienes en la persecución de Maximiano Galerio dieron muerte, quebrándoles las piernas. Asimismo de otros, que por el mismo tiempo en Mesopotamia, colgados de los pies cabeza abajo, sofocados por el humo y consumidos a fuego lento, consumaron el martirio.
  • En Sínada de Frigia, san Miguel, Obispo.
  • El mismo día, san Mercurial, Obispo.
  • En Nápoles de Campania, san Eufebio, Obispo.
  • En Roma, san Juan Bautista de Rossi, Presbítero y Confesor, insigne por su paciencia y caridad en evangelizar a los pobres.
  • En Norcia, los santos Eutiquio y Florencio, Monjes, de quienes hace mención san Gregorio Papa.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SAN DESIDERIO
DE VIENNE

San Desiderio, obispo de Vienne, se atrajo la enemistad de los poderosos por su celo en reformar los abusos y fue desterrado. Llamado después de cuatro años, se atrevió a reprochar su inmoralidad al rey Teodorico. Fue asesinado cuando volvía de la Corte a su ciudad episcopal, el año 608.


MEDITACIÓN
SOBRE LAS TRES PRUEBAS DE LA INMORTALIDAD DE NUESTRA ALMA


I. Existe Dios, y este Dios es infinitamente justo; es menester, pues, que recompense la virtud y que castigue el crimen; ahora bien, sucede a menudo en este mundo que la impiedad es dichosa y la virtud perseguida: es menester pues que el alma sea inmortal y que Dios recompense y castigue en la otra vida. Que me maltraten los impíos, que me enlode la calumnia, poco importa: Dios sabrá hacerme justicia. Suframos, alma mía, suframos sin pena, y no envidiemos la prosperidad de los malvados: la eternidad es lo bastante larga como para cargarlos de oprobios y para colmarnos de gloria.

II. Todos los bienes de aquí abajo no son capaces de colmar los deseos del corazón humano. Cuanto más posee, más desea: es preciso, pues, que no haya sido creado para estos bienes, puesto que no podrían hacerlo feliz. Además, nuestro espíritu nunca está satisfecho de sus conocimientos: cuanto más aprendemos, más deseamos aprender; cuanto más conocemos a Dios, más lo amamos, más deseamos conocerlo y amarlo. Nos habéis hecho para Vos, oh Dios mío, y nuestro corazón estará inquieto hasta que no descanse en Vos (San Agustín).

III. Por más dichosos que seamos, suspiramos siempre tras los bienes por venir. ¿Cuál es el hombre que con verdad puede decir: Una vez en mi vida he estado plenamente satisfecho, y mi corazón no ha deseado nada más? Alma mía, esta inquietud y este impulso hacia lo por venir, ¿no te dicen que debes despreciar todo lo que posees y lo que ves para elevarte hacia ese bien que los bienaventurados ven y desean ver siempre, que poseen sin inquietud y del cual se sacian sin hastío? (San Agustín).


La paz del alma.
Orad por la paz entre las naciones cristianas.


ORACIÓN
Omnipotente Dios, mirad nuestra flaqueza, ved cómo nos agobia el peso de nuestros pecados, y fortificadnos por la gloriosa intercesión de San Desiderio, vuestro pontífice mártir. Por J. C. N. S.




Fuentes: Martirologio Romano (1956), Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J. – Tomo II.




Sea todo a la mayor gloria de Dios.


domingo, 22 de mayo de 2022

R.P. Leonardo Castellani: La Paradoja de la Oración

 




En aquel día no me preguntaréis más sobre nada. En verdad, en verdad, os digo, lo que pidiereis al Padre, Él os lo dará en mi nombre. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre. Pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea colmado”. “Os he dicho estas cosas en parábolas; viene la hora en que no os hablaré más en parábolas, sino que abiertamente os daré noticia del Padre. En aquel día pediréis en mi nombre, y no digo que Yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre os ama Él mismo, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que Yo vine de Dios. Salí del Padre, y vine al mundo; otra vez dejo el mundo, y retorno al Padre”. Dijéronle los discípulos: “He aquí que ahora nos hablas claramente y sin parábolas. Ahora sabemos que conoces todo, y no necesitas que nadie te interrogue. Por esto creemos que has venido de Dios”.
Juan XVI, 23-30



Domingueras Prédicas II
R.P. Leonardo Castellani


Domínica quinta después de Pascua
La Paradoja de la Oración (1966)

Este Evangelio es un trozo del Sermón Último de Cristo, como casi todos los de Pascua, y se podría titular "la paradoja de la oración". 

"Las Paradojas del Cristianismo" es un libro de Roberto Hugo Benson, gran escritor inglés; esa idea es del Cardenal Newrnan, que fue retornada después por Gilberto Chesterton; pero el que más la cultivó fue Suren Kirkegord, que repite en sus obras que el objeto de la fe es la Paradoja; lo cual, despojado de las exageraciones verbales gratas al gran danés, es exacto: el objeto de la fe es el Misterio; no la contradicción o el absurdo, como él se apresura a advertir, sino una especie de absurdo que no consiste en dos contradictorias, sino en dos contrarias, que se apuntalan mutuamente; no "dos más dos son cinco" o "tres son uno" o "uno es tres" sino, por ejemplo, la persecución y el júbilo juntos(1). Aquí tenemos la contradicción de la oración eficaz y no eficaz.

Los Apóstoles le dicen a Cristo que ahora sí que lo entienden; y es cuando menos lo entendieron. Cristo había anunciado muchas veces que Dios oiría nuestras oraciones ("Pedid y recibiréis"(2), pero había puesto reservas o condiciones: primero, la oración tenía que ser perseverante, casi obstinada, como dice la Parábola del Amigo Insistente (3): "Sin interrupción orad."(4) - "Conviene siempre orar y no desfallecer"(5)¡ segundo, tiene que ser de cosas buenas, porque si pedimos al Padre Celestial una piedra, una serpiente y un escorpión creyendo que son un pan, un pescado y un huevo, el Padre no nos dará la piedra, la serpiente o el escorpión. "Hasta ahora no me habéis pedido nada" ... y le habían pedido lo menos cinco cosas, pero cosas no buenas, como que hiciera caer fuego del cielo sobre las ciudades que lo rechazaban.(6)

Pero ahora Cristo dice rotundamente, sin reservas ni condiciones, que lo que pidieren al Padre lo obtendrán; y entonces los Apóstoles muy ufanos: "Ahora sí que hablas paladinamente y te entendemos", dicen. Y después viene la experiencia y los Apóstoles (lo mismo que nosotros) nos encontramos con que Dios no hace lo que queremos. Yo recuerdo haber pedido con vehemencia y aun quizá con presunción a Dios que sanara a mi madre en su última enfermedad, de la cual murió; y todos tenemos alguna experiencia similar. Pero no necesitamos recordar lo nuestro: Cristo pidió a su Padre que pasara de Él ese cáliz (7), y no pasó. San Pablo pidió tres veces a Dios le quitara una pena, enfermedad o tentación que él llama "la espuela de mi carne" y Dios le respondió: "Te basta con mi gracia." (8) Y así encontramos muchos casos en las vidas de los Santos.

Todas las reservas y condiciones de Cristo permanecen en esa palabra: "lo que pidiereis a mi Padre EN MI NOMBRE; todavía nunca habéis pedido algo EN MI NOMBRE". Eso no significa solamente nombrar a Cristo al fin de la oración, como hacemos en la Misa; sino pedir unidos al espíritu de Cristo. En resumen, la solución de la antinomia: "eficaz - no eficaz" está en esa palabra breve de San Agustín: "Os dará lo que pidiereis o bien lo que Él conoce que es mejor"; que en latín es más breve: "aut dabit quod petis aut quod noverit melius."

En finiquito, la oración bien hecha no bajará nunca vacía del trono de Dios. Hoy día hay algunos sabios, como el biólogo Alexis Carrell y el filósofo Joseph Maréchal (9), que dicen, aunque Dios no escuchara, la oración sería siempre benéfica, psicológicamente hablando. Maréchal hace un largo análisis psicológico de una viejita que está rezando el Rosario a la cabecera de su nieto enfermo; y muestra los provechos que resultan desa humilde oración vocal, aun cuando Dios no la escuchara. Pero la hipótesis es falsa: Dios escucha.

¿Qué hemos de pedir a Dios? Cosas chicas y grandes. Los paganos creían que no debían pedir a sus dioses cosas chicas, sino solamente cosas grandes; porque "numquid de bobus cura est Deo?" era un proverbio dellos: "¿Acaso Júpiter se ocupa de los bueyes? " (10). Pero Cristo enseñó lo contrario, que Dios se ocupa de las cosas chicas, y no cae al suelo muerto un pajarito sin la voluntad de Dios (11); e incluso parecería Dios se ocupa más de las cosas chicas que de las grandes. Por ejemplo, ¿creen Uds. que Dios se preocupa de la literatura argentina, el teatro nacional, el premio Nobel a Capdevila, los viajes de Illia y Zavala Ortiz, las huelgas sindicales, la inflación de la moneda, el estado desastroso de las Universidades, las disidencias de los peronistas, la alianza del MID con los Radicales del Pueblo, el próximo fraude electoral, e incluso la guerra de Vietnam, la bomba atómica de China y el Imperialismo de De Gaulle?

Mucho más se preocupa Dios de la salvación mía, de la salvación eterna de un hombre, de un pobre hombre, de cualquier pobre hombre, del pordiosero que está sentado en la Estación Constitución: deso se preocupa personalmente. No digo que no se preocupa de las grandes cosas generales; pero ésas las deja a la acción de las causas naturales, y a lo más, de los ángeles. Dios sabe que todo eso ya está encaminado, y que la moral, que es la ley infrangible del Universo, siempre acaba por salirse con la suya. Dios sabe que si una nación obtiene una victoria injusta en una guerra injusta, esa victoria es su castigo, no necesita moverse Él; sabe que si uno hace un asesinato y queda impune (por ejemplo, del abogado Satanowsky o el obrero Valiese), esa impunidad es su mayor castigo; y que el asesino sería menos desdichado si la Policía lo descubriese y lo fusilaran ---como hacían en tiempo de Don Juan Manuel: ¡un solo asesinato hubo en Buenos Aires, en todos los años del Gobierno de Rosas! -y el asesino fue fusilado. (No hablo ahora de las muertes políticas. (12) Si uno hace una injusticia y lo castigan, ese injusto es menos desgraciado que si no lo castigan. ¿Quién dijo eso, San Pablo? No, lo dijo un pagano, Platón. ¡Cuánto más lo dirá un cristiano!

Resumamos lo de la oración:



I.- Hay que pedir a Dios lo grande y lo chico, lo espiritual y lo terreno, que "venga su Reino" y "el pan nuestro de cada día"; "venga tu Reino", o sea, la Parusía; y no "venga a nos el tu Reino", como decimos; porque ese "a nos" es una añadidura que no está en el
texto. Cristo dijo: "tu Reino venga."

II.- Hemos de pedir como Cristo: "Padre mío, sí es posible ... ", lo cual es a la vez un grito de adoración: Padre mío, y un grito de resignación: si es posible.

Ill.- Hemos de orar siempre, "sin intermisión", dice Cristo. ¿Y no basta orar una hora cada Domingo? Si oramos bien el Domingo, esa oración nos seguirá toda la semana. -Pero es imposible orar sin intermisión, hay que dormir, hay que comer, hay que trabajar ... -Haced todas esas cosas por amor de Dios, por Dios, por ser voluntad de Dios -dice San Pablo (13) - y así oraremos sin intermisión; y si podemos alcanzar lo que llaman "la presencia de Dios", mejor todavía; la cual no es tan difícil de alcanzar.

Quiero acabar con un apólogo escrito hace muchos años que me parece viene bien. Una vez Dios abrió una ventana del cielo y dirigiéndose a los Reyes de la Tierra les dijo: "Necesito un hombre.

Para el mes que viene." Los Reyes de la Tierra tocaron las trompetas y convocaron a todos los soldados, a todos los empleados, a todos los jubilados, a todos los sindicatos y a todos los comités de la Tierra; y cuando Dios al otro mes abrió la ventana le dijeron muy
ufanos: "Aquí tienes un millón de hombres." Y Dios dijo: "No. Yo necesitaba un hombre; y esto es una masa." Y cerró la ventana.

Quería decir Hugo de San Víctor que con un hombre Dios puede hacer un cristiano; pero con una masa de carneros no puede hacer nada (14).


Notas

1. Mateo 5, 11-12.
2. Mateo 7, 7.
3. Lucas 11, 5-8.
4. I Tesalonicenses 5, 17.
5. Lucas 18, 1.
6. Lucas 9, 51-56.
7. Mateo 26, 39.
8. II Corintios 12, 7-9.
9. El jesuita Joseph Maréchal (1878-1944) fue maestro de Castellani en Lovaina.
10. San Pablo lo cita en I Corintios 9, 9.
11. Mateo 10, 29.

12. El "Terror" rosista duró de octubre de 1840 a abril de 1842. Francia intentaba entonces crear un Imperio, y sus gobernantes pensaron que no tendrían grandes dificultades en civilizar el Río de la Plata. Para justificar la intervención se adujo el atropello a súbditos franceses residentes en estas salvajes tierras. Apareció una escuadra comandada por Leblanc.

Para resistir a las exigencias francesas y a las amenazas de invasión por el litoral, Rosas debía desguarnecer la frontera del Norte, y además, ¿cómo iría a obtener recursos para sostener guerras en todos los frentes con las rentas de Aduana suspendidas por el bloqueo? La situación de Rosas, parecía, en efecto, desesperada, y ella justificaba el optimismo de sus enemigos, que consideraban su caída inminente (Palacio, Ernesto, "Historia de la Argentina", Abeledo-Perrot, Bs. As., 1984, p 342).

Con el apoyo de los marinos franceses, Lavalle invadió Entre Ríos, mientras el coronel Maza, hijo de un colaborador de Rosas, se había comprometido a asesinar al Dictador. En el Sur, un grupo de hacendados se lanzó a la rebelión, y Gregario Aráoz de Lamadrid encabezó una coalición antirrosista en el Norte.

El mexicano Carlos Pereyra considera asombroso que Rosas no haya caído: "El país, azotado por la sequía espantosa de 1836, sufrió mucho como consecuencia del bloqueo pacífico. -¿Por .qué no decir del amistoso bloqueo? ... Era en verdad el sitio por hambre. ¿Cómo no cayó Rosas?"

"Cualquier otro gobierno hispanoamericano habría sucumbido, según las previsiones de los bloqueadores. Rosas no cayó. Se mantuvo firme. El mérito no es suyo, sino del pueblo argentino, que supo solidarizarse con su gobierno ... La riqueza se movilizó espontáneamente, y el Gobierno pudo percibir los fondos de un empréstito con la cooperación de muchos suscritores que pusieron sus recursos a disposición de aquél, sin solicitar garantía ni admitir interés. Este era el terror de Rosas" ("Rosas y Thiers", Editorial América, Madrid, 1919, págs. 96-97).

De octubre de 1840 a abril de 1842 hubo entre 50 y 80 ejecuciones y casi siempre tenían el carácter de represalias. Los federales castigaron duramen te la traición a la Patria de los unitarios y el terror que los ejércitos de los adversarios de Rosas habían sembrado en el interior.

"Los teóricos y primeros ejecutores de la política terrorista fueron unitarios. Es conocida la frase de Lavalle: 'Un hondo abismo se abre para el partido que sucumba', y muy elocuente fue el dicho de Salvador María del Carril: 'Una revolución es un juego de azar en que se gana hasta la vida de los vencidos~~~(Chávez, F., "Historia del País de los Argentinos", Theoría, Bs. As., 1991, p. 216).

Inmediatamente después de la batalla de Caseros, Urquiza ordenó los fusilamientos en Palermo. "Esa misma mañana había caído el Coronel Chilavert, héroe de la Patria y jefe en Caseros de la artillería confederada, condenado sin forma de juicio, no obstante su calidad de prisionero de guerra. La división de Aquino había sido también condenada en masa. Cuando se ordenó la suspensión de la pena, se habían sacrificado ya casi doscientos hombres. No se recuerda que el 'tirano' derrocado se haya permitido nunca semejante fiesta de sangre" (Palacio, op. cit., Edición 15a, Bs. As., Abeledo-Perrot, 1988, págs. 452-453).

13. I Corintios 10, 31; Colosenses 3, 17.
14. Sobre la masa, ver Domingueras Prédicas, homilía del Domingo in Albis.





Sea todo a la Mayor Gloria de Dios


Martirologio Romano 22 de mayo

  

SANTA JULIA DE CÓRCEGA
Virgen y Mártir

n. s. VI o VII en Carthago Nova;
† crucificada alrededor de los años 616-620 en Córcega


Sed prudentes como serpientes
y sencillos como palomas.
(Mateo 10, 16)



  • En Roma, los santos Mártires Faustino, Timoteo y Venusto.
  • En África, los santos Mártires Casto y Emilio, los cuales, por el tormento del fuego, consumaron el martirio. A éstos, como escribe san Cipriano, vencidos en el primer combate, hizo el Señor vencedores en el segundo; pues los que antes cedieron a la vista del fuego, fueron más fuertes que el fuego.
  • En Comana del Ponto, san Basilisco, Mártir, a quien, en el imperio de Maximiano y bajo la presidencia de Agripa, calzaron chinelas de hierro sembradas de clavos candentes, y después de otros muchos tormentos, al fin decapitado y arrojado a un río, consiguió la gloria del martirio.
  • En Córcega, santa Julia, Virgen, que en el suplicio de la cruz alcanzó la corona.
  • En España, santa Quiteria, Virgen y Mártir.
  • En Ravena, san Marciano, Obispo y Confesor.
  • En Pistoya de Toscana, san Atón, Obispo, de la Orden de Valleumbrosa.
  • En una aldea de Auxerre, san Román, Abad, el cual sirvió a san Benito en la cueva; y pasando después a las Galias, edificó allí un monasterio, donde, dejando muchos aspirantes a la santidad, descansó en el Señor.
  • En Aquino, san Fulco, Confesor.
  • En Auxerre, santa Elena, Virgen.
  • En Casia de Umbría, santa Rita, Viuda, Monja de la Orden de Ermitaños de san Agustín; la cual, muerto su marido, solamente amó al inmortal esposo Cristo.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SANTA JULIA
DE CÓRCEGA

Tuvo esta santa la prudencia de la serpiente, pues expuso su cuerpo a los tormentos para salvar su alma; tuvo también la sencillez de la paloma, pues, siendo esclava, servía a su dueño con la fidelidad y sencillez que San Pablo recomienda a los servidores. Aunque totalmente pagano como era su señor, admiraba su virtud y la instaba, aunque inútilmente, a que moderase sus ayunos y mortificaciones. Encarcelada en su carácter de cristiana, fue abofeteada, arrastrada de la cabellera y, finalmente, crucificada en la isla de Córcega. Se vio salir su alma del cuerpo en forma de paloma.

sábado, 21 de mayo de 2022

Martirologio Romano 21 de mayo

  

BEATO BENVENUTO DE RECANATI
Confesor


n. alrededor del año 1200 en Recanati, Italia;
† 5 de mayo de 1289


Éste es mi cuerpo que será entregado por vosotros;
haced esto en memoria mía.
(Tito 2, 7)


  • Beato Benvenuto de Recanati, Confesor, Nació alrededor del año 1200 en Recanati, Italia. Hermano lego franciscano. Cocinero. Murió el 5 de mayo de 1289.
  • San Valente, Obispo, que juntamente con tres niños fue martirizado.
  • En Alejandría, la conmemoración de los santos Mártires Segundo, Presbítero, y otros; los cuales, imperando Constancio, en los días santos de Pentecostés, fueron cruelísimamente muertos de orden de Jorge, Obispo Arriano.
  • En la Mauritania Cesariense, el triunfo de los santos Mártires Diáconos, Timoteo, Polio y Eutiquio, que diseminando por aquella región la palabra de Dios, merecieron ser juntamente coronados.
  • En Cesarea de Capadocia, el triunfo de los santos Mártires Polieuto, Victorio y Donato.
  • En Córdoba de España, san Secundino, Mártir.
  • El mismo día, los santos Mártires Sinesio y Teopompo.
  • En Cesarea de Filipo, el triunfo de los santos Mártires Nicóstrato y Antíoco, Tribunos, con otros soldados.
  • En Alejandría, la conmemoración de los santos Obispos y Presbíteros, que, desterrados por los Arrianos, merecieron ser agregados a los santos Confesores.
  • En Niza, junto al río Var, san Hospicio, Confesor, insigne por la virtud de la abstinencia y por el espíritu de profecía.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



BEATO BENVENUTO
DE RECANATI


El bienaventurado Benvenuto entró como hermano lego en los franciscanos de su ciudad natal, y se hizo notar por su piedad y su humildad. Con frecuencia, durante la misa, y especialmente después de haber comulgado, caía en éxtasis. Un día permaneció en este estado y no pudo cumplir su oficio de cocinero: un ángel lo reemplazó. Murió el 5 de mayo de 1289.

viernes, 20 de mayo de 2022

Martirologio Romano 20 de mayo

  

SAN BERNARDINO DE SIENA
Confesor

n. 1380 en Massa di Carrara, Italia; † 1444 en Áquila, Italia

Patrono de publicistas; publicidad; personal de comunicaciones; 
personal de relaciones públicas; pulmones.
Protector contra los problemas pulmonares; problemas respiratorios; 
ronquera; juego compulsivo.


Día de Rogativas



En todas las cosas muéstrate dechado de buenas obras,
en la pureza de la doctrina, en la integridad de vida, 
en la gravedad de conducta.

(Tito 2, 7)

  • En Áquila de los Vestinos, san Bernardino de Sena, Sacerdote de la Orden de Menores y Confesor, que con la palabra y el ejemplo ilustró a Italia.
  • En Roma, santa Plautila, señora Consular, que fue hermana del santo Martín Flavio Clemente Cónsul, y madre de santa Flavia Domitila, Virgen y Mártir; y bautizada por el Apóstol san Pedro, resplandeciendo con la gloria de todas las virtudes, descansó en paz.
  • Asimismo en Roma, en la vía Salaria, el triunfo de santa Basila, Virgen, la cual, siendo de sangre real y estando prometida a un personaje nobilísimo y rechazándole, él la acusó de Cristiana; entonces Galieno Augusto ordenó que, o recibiese al esposo o pereciese por la espada: interrogada la misma Virgen sobre esto y respondiendo que tenía por esposo al Rey de reyes, fue atravesada con la espada.
  • En Nimes de Francia, san Baudelio, Mártir, el cual, siendo apresado por los paganos, como rehusase sacrificar a los ídolos, y en medio de los azotes y tormentos permaneciese firme en la fe de Cristo, recibió con preciosa muerte la palma del martirio.
  • En Edesa de Cilicia, junto a Egas, los santos Mártires Taleleo, Asterio, Alejandro y sus Compañeros, que padecieron siendo Emperador Numeriano.
  • En la Tebaida, san Áquila, Mártir, el cual fue por Cristo descarnado con peines de hierro.
  • En Bourges de Aquitania, san Austregisilo, Obispo y Confesor.
  • En Brescia, san Anastasio, Obispo.
  • En Pavía, san Teodoro, Obispo.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.





SAN BERNARDINO
DE SIENA


La modestia y la pureza de San Bernardino eran tan continuas, que toda conversación indecente cesaba acercándose él. Todos los días visitaba una capilla de la Santísima Virgen, diciendo que iba a ver a su Madre. Abandonó el mundo para combatirlo y, durante dieciséis años, ni un día pasó sin predicar. La devoción que tenía al Nombre de Jesús hacía que lo llevara siempre sobre su corazón. Murió en el año 1444.



jueves, 19 de mayo de 2022

Martirologio Romano 19 de mayo

  

SAN PEDRO CELESTINO
Papa y Confesor


n. 1210 en Isneria (Abruzos), Italia; † 19 de mayo de 1296

Patrono de los encuadernadores

Sed perfectos como vuestro
Padre celestial es perfecto.
(Mateo 5, 48)


  • El tránsito de san Pedro de Morón, Confesor, el cual, de Anacoreta fue creado Papa con el nombre de Celestino V; pero poco después, renunció el Pontificado, y llevando en la soledad vida religiosa, esclarecido en virtudes y milagros, pasó al Señor.
  • En Roma, santa Pudenciana, Virgen, la cual, después de innumerables combates, y de haber devotamente dado sepultura a muchos Mártires y distribuido por Cristo todos sus bienes a los pobres, pasó de esta vida temporal a la eterna.
  • Allí mismo, san Pudente, Senador, que fue padre de la misma santa Pudenciana y de santa Práxedes, Virgen; el cual, revestido de Cristo por los Apóstoles en el bautismo, custodió sin mancilla la estola de la inocencia hasta recibir la corona de la vida.
  • También en Roma, en la vía Apia, el triunfo de los santos Calócero y Partenio palaciegos; aquél, camarero de la mujer del Emperador Decio, y éste sobrestante en otro oficio; ambos, por no querer sacrificar a los ídolos, de orden del mismo Emperador, fueron atormentados con varios y exquisitos suplicios, y al fin, machacadas con un hierro candente las cervices, entregaron su espíritu a Dios.
  • En Nicomedia, san Filótero, Mártir, que fue hijo del Procónsul Paciano, y en el imperio de Diocleciano, después de muchos tormentos, recibió la corona del martirio.
  • Allí mismo, seis santas Vírgenes y Mártires; la principal eraCiríaca, la cual, como reprendiese con entereza a Maximiano por su impiedad, fue atrozmente azotada y desgarrada, y por último, abrasada en la hoguera, consumó el martirio.
  • En Cantórbery de Inglaterra, san Dustano, Obispo.
  • En Lohanec de la Bretaña menor, san Ivón, Presbítero y Confesor, el cual, por amor de Cristo, defendía las causas de los huérfanos, viudas y pobres.
  • En Fusecchio de Etruria, san Teófilo de Corte, Confesor, Sacerdote de la Orden de los Frailes Menores, propagador de los retiros espirituales, al cual el Papa Pío XI puso en el número de los Santos.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.



SAN PEDRO CELESTINO
Papa y Confesor

San Pedro Celestino mostró desde su infancia que había nacido para el cielo, pues, desde entonces, decía a su madre: Quiero ser un buen servidor de Dios. Después de haber estudiado las ciencias humanas, se retiró a la soledad para conversar familiarmente con los habitantes del paraíso. Jesucristo, su Santa Madre y su buen Ángel a menudo se le aparecían. Su fama de santidad lo elevó al trono de San Pedro; pero su humildad hízole dejar la primera dignidad del mundo para volver a su querida soledad. Murió santamente, después de haber fundado la orden de los Celestinos.

miércoles, 18 de mayo de 2022

Martirologio Romano 18 de mayo

  

SAN FÉLIX DE CANTALICIO,
Confesor


n. 1515 en Cantalicio (Abruzzi), Italia;

† 18 de mayo de 1587 en Roma, Italia



Día de Rogativas


No juzguéis, a fin de no ser juzgados;
con el mismo juicio que juzgareis seréis juzgados.
(Mateo 7, 1-2)


  • En Roma, san Félix, Confesor, de la Orden de Menores Capuchinos, conspicuo por su sencillez evangélica y caridad, a quien el Sumo Pontífice Clemente XI puso en el número de los Santos.
  • En Camerino, san Venancio, Mártir, que siendo de edad de quince años, en el imperio de Decio y presidencia de Antíoco, juntamente con otros diez, cortada la cabeza, terminó el curso de su glorioso combate.
  • En Ravena, el triunfo de san Juan I, Papa y Mártir, el cual, llamado con engaño a dicha ciudad por el Rey de Italia Teodorico Arriano, y atormentado allí por él con dura y larga prisión por causa de la fe católica, acabó la vida. Pero su fiesta se celebra el 27 de Mayo, día en que su cuerpo, restituido a Roma, fue sepultado en la Basílica de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles.
  • En Espoleto, san Félix, Obispo, el cual, en tiempo del Emperador Maximiano, consiguió la palma del martirio.
  • En Heraclea de Egipto, san Potamión, Obispo, que primeramente, en tiempo de Maximiano Galerio, confesó la fe; después, imperando Constancio, siendo Presidente el Arriano Filagrio, fue coronado del martirio. Los santos Padres de la Iglesia Atanasio y Epifanio celebraron a este santo varón con sus alabanzas.
  • En Egipto, san Dióscoro, Lector, al cual probó el Presidente con muchas y varias torturas; porque le arrancó las uñas y le abrasó con hachas encendidas los costados; pero, aterrados los verdugos con el resplandor de una luz celestial, cayeron en tierra; por fin, el Santo, abrasado con planchas candentes, consumó el martirio.
  • En Ancira de Galacia, san Teódoto, Mártir, y las siete santas Vírgenes y Mártires Teocusa su tía materna, AlejandraClaudia,FainaEufrasia, Matrona y Julita. Ellas primeramente condenadas por el Presidente a un lugar infame, pero libertadas por virtud divina, fueron después, con piedras atadas al cuello, sumergidas en una laguna; Teódoto, por haber recogido sus reliquias y sepultádolas con religiosidad, detenido por el Presidente, atormentado con extraña fiereza, y, por último, degollado, recibió la corona del martirio.
  • En Upsala de Suecia, san Erico, Rey y Mártir.


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.




SAN FÉLIX
DE CANTALICIO


Unió este santo a una profunda humildad un fondo inalterable de alegría y dulzura. Hablaba poco, huía de la compañía de los murmuradores, tenía horror por todo lo que fuese capaz de herir la caridad. Las afrentas dejaban a su alma tranquila y serena. Al que lo insultaba, respondíale: Quiera Dios hacerlo santo. Entró en la Orden de los capuchinos, desempeñó el cargo de cuestor durante más de cuarenta años. Es el empleo que prefería, porque se exponía a más desaires y desprecios. Murió el 18 de mayo de 1587.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...