Mes de María

martes, 24 de abril de 2018

Pelagianismo: Bergoglio le dice a un Niño que su Padre está en el Cielo porque era "Bueno"






PELAGIANISMO: BERGOGLIO LE DICE A UN NIÑO QUE SU PADRE 
ESTÁ EN EL CIELO PORQUE ERA "BUENO"


Nadie que no lo haya experimentado personalmente puede comprender el dolor increíble que un niño que ha perdido a su padre tiene que soportar. Tal dolor debe ser infinitamente peor cuando el padre en cuestión era ateo, ya que cualquiera que muera como ateo seguramente será condenado:

El que cree y es bautizado, será salvo; pero el que no cree, será condenado. (Mc 16:16)
Pero sin fe es imposible agradar a Dios. Porque el que viene a Dios, debe creer que lo es, y es galardonador de los que lo buscan. (Hebreos 11: 6)
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, porque es don de Dios; no de obras, para que ningún hombre pueda gloriarse. (Efesios 2: 8-9)

El domingo 15 de abril de 2018, un caso tan trágico de un niño llorando a su difunto padre ateo fue presentado ante el “Papa” Francisco mientras visitaba la parroquia de San Paolo della Croce (San Pablo de la Cruz) en Roma. Distrito de Corviale.

El niño en cuestión se llama Emanuele, tal vez de seis o siete años de edad. Él, entre otros niños que actualmente reciben instrucción catequética en la religión Novus Ordo, tenía previsto dirigirse a Francisco para hacerle una pregunta. Pero no pudo hablar y rompió a llorar al micrófono, y Francis pidió que trajeran a Emanuele. Abrazó al niño por un largo tiempo y habló con él.




Se proporcionó un informe en inglés con el video incorporado. Resume y explica el incidente de la siguiente manera:

En esta visita pastoral a la parroquia romana de San Paolo della Croce a Corviale, el Papa Francisco respondió las preguntas de los niños en su clase de Catecismo. Un niño, Emanuele, en el momento de responder a su pregunta, rompió a llorar ante el micrófono. Entonces el Papa lo invita a acercarse. Tan pronto como el niño está cerca del Papa, cae en sus brazos. Emanuele le pregunta al Papa Francisco, si su padre, un ateo pero a quien bautizaron a sus cuatro hijos (Emanuele, otros dos hermanos y una hermana), después de su muerte fue al Cielo. Y no en el infierno. Esto es lo que responde el Papa Francisco (explicando que le pidió permiso a Emanuele para informar públicamente la pregunta, que el niño le susurró al oído).
“Tal vez podríamos llorar como Emanuele cuando tenemos dolor en nuestro corazón. Llora por su padre que murió y ha tenido el coraje de hacerlo delante de nosotros porque hay amor en su corazón, subraya, su padre era ateo pero bautizó a sus cuatro hijos, era un buen hombre. Es bueno que un hijo le diga que su padre era “bueno”. Si ese hombre pudo hacer que los niños fueran así, él era un buen hombre, Dios está orgulloso de tu padre. Dios tiene el corazón de un padre, tu padre era un buen hombre, está en el cielo con él, estoy seguro. Dios tiene el corazón de un padre y ante un padre incrédulo que fue capaz de bautizar a sus hijos, ¿podría Dios abandonarlo? Dios seguramente estaba orgulloso de tu padre, porque es más fácil ser creyente y tener niños bautizados que no ser creyente y bautizar a sus hijos. Ora por tu papá, habla con tu papá.
(Fuente: descripción de video de YouTube proporcionada por Catholic Sat, 15 de abril de 2018)

Mientras estábamos preparando este post, Vatican Insider del periódico italiano La Stampa publicó un artículo mencionando la ocurrencia también:

Tan pronto como el niño estuvo cerca del Pontífice, cayó en sus brazos. Es obvio desde el principio que Emanuele necesitaba ser abrazado, alentado, tranquilizado, consolado, que necesitaba recibir calor humano. Él lo recibió del Papa en persona. Necesitaba descargar su angustia y dolor. Bergoglio le dio un largo abrazo. El Papa no tenía prisa por dejarlo ir. El niño susurró al oído del Papa. Emanuel le preguntó si su padre, que era ateo pero había bautizado a sus cuatro hijos (sus dos hermanos y una hermana), fue al cielo después de su muerte. Y no al infierno (la pregunta completa del niño incluía una cita específica sobre el peligro de que el padre de Emanuel termine en el Infierno). Esto es lo que respondió Francis (explicando después que le pidió a Emanuele permiso para informar públicamente la pregunta que el niño le había susurrado al oído): "Si pudiéramos llorar como Emanuele cuando tenemos dolor en nuestros corazones". Llora por su padre que murió y tuvo el coraje de hacerlo ante nosotros porque hay amor en su corazón -señala- su padre era ateo, sin embargo, bautizó a sus cuatro hijos, era un buen hombre. Es bueno que un hijo diga eso sobre su padre, que "era bueno". Si ese hombre fue capaz de criar a sus hijos así, entonces él era un buen hombre. Dios está orgulloso de tu padre ".
Luego. 
Francisco enfatiza: "Dios tiene el corazón de un padre, tu padre era un buen hombre, está en el cielo con Él, sin dudas. Dios tiene el corazón de un padre y ¿alguna vez Dios abandonaría a un padre no creyente que bautiza a sus hijos? Dios ciertamente estaba orgulloso de su padre, porque es más fácil ser creyente y bautizar a sus hijos que no ser creyente y bautizar a sus hijos. Ora por tu padre, habla con tu padre. Esa es la respuesta ".
(Domenico Agasso, Jr., "Un niño llora por la muerte de su padre. El Papa, 'fue un buen hombre, está con Dios'", Vatican Insider, 15 de abril de 2018, letra negrita eliminada).

Lo que tenemos aquí es un caso claro de la herejía del pelagianismo.

El Diccionario Católico describe el "Pelagianismo" sucintamente de la siguiente manera:

La doctrina herética de Pelagio (c 400), un nativo de Gran Bretaña. Sus principios principales eran: rechazo del pecado original ...; que la muerte no se debe al pecado original, sino que es una ley de la naturaleza humana; que el Bautismo no es necesario para borrar el pecado original, sino que es simplemente un título de admisión al reino de los Cielos; esa gracia no es necesaria para la salvación.
(Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary, 3rd ed., S.v. "Pelagianism")

En pocas palabras, el pelagianismo sostiene que somos salvos por nuestros propios esfuerzos, es decir, por nuestras buenas obras, realizados sin la ayuda de la gracia. Nuestros poderes naturales solos son suficientes para que alcancemos la vida eterna, y por lo tanto no había necesidad de un Redentor. La gracia puede ser útil, pero no es necesaria para la salvación. Eso es lo que el monje del siglo quinto Pelagio enseñó, y por supuesto la Iglesia Católica ha condenado estas ideas como heréticas. Ellos son directamente contrarios a la verdad revelada por Dios.


Revisemos:

Can. 5. Igualmente plugo: Quienquiera dijere que la gracia de la justificación se nos da a fin de que más fácilmente podamos cumplir por la gracia lo que se nos manda hacer por el libre albedrío, como si, aun sin dársenos la gracia, pudiéramos, no ciertamente con facilidad, pero pudiéramos al menos cumplir los divinos mandamientos, sea anatema. (Papa San Zósimo, Concilio de Cartago, Canon 5, Denz. 105 )
Si alguien afirma que la transgresión de Adán lo hirió a él solo y no a su posteridad, y que la santidad y justicia que recibió de Dios, que perdió, perdió para sí solo y no también para nosotros; o que él, siendo contaminado por el pecado de desobediencia, transfundió solo la muerte y los dolores del cuerpo a toda la raza humana, pero no también al pecado, que es la muerte del alma, que sea anatema. (Concilio de Trento, Sesión V, Ch. 2 )
El concilio sagrado declara primero, que para una comprensión correcta y clara de la doctrina de la justificación, es necesario que cada uno reconozca y confiese que, dado que todos los hombres habían perdido la inocencia en la prevaricación de Adán, habiéndose vuelto inmundos, y, como el Apóstol dice, por naturaleza hijos de ira, como se ha establecido en el decreto sobre el pecado original, eran hasta ahora los siervos del pecado y bajo el poder del diablo y de la muerte, que no solo los gentiles por la fuerza de la naturaleza, pero ni siquiera los judíos, por la mismísima letra de la ley de Moisés, pudieron liberarse o levantarse de allí, aunque el libre albedrío, debilitado como estaba en sus poderes y en su inclinación hacia abajo, de ninguna manera se extingió en ellos. De donde vino el Padre celestial, el Padre de las misericordias y el Dios de toda consolación, cuando vino la bendita plenitud del tiempo, enviado a los hombres a Jesucristo, su propio Hijo, que tenía a ambos antes de la ley y durante el tiempo de la ley anunciados y prometidos a muchos de los santos padres, para poder redimir a los judíos que estaban bajo la ley, y que los gentiles quien no siguió la justicia podría alcanzar la justicia, y que todos los hombres podrían recibir la adopción de hijos varones. Él ha propuesto a Dios como un propiciador mediante la fe en su sangre por nuestros pecados, y no solo por nuestros pecados, sino también por los de todo el mundo. (Concilio de Trento, Sesión VI, Capítulos 1, 2 )
Si alguien dice que el hombre puede ser justificado ante Dios por sus propias obras, ya sea por sus propios poderes naturales o mediante la enseñanza de la ley, sin la gracia divina a través de Jesucristo, que sea anatema. (Concilio de Trento, Sesión VI, Canon 1 )
[La Sagrada Escritura] también nos compara con personas enfermas que, mientras dure su enfermedad, son incapaces de cumplir con los deberes y las funciones propias de las personas de salud sana y vigorosa. De la misma manera, tampoco podemos, sin la asistencia de la gracia divina, emprender acciones que sean aceptables para Dios. Incluso si nosotros, en esta condición, tenemos éxito en hacer algo bueno, será de poco o ningún provecho para alcanzar la dicha del cielo. Pero amar y servir a Dios como debemos ser es algo demasiado noble y demasiado sublime para que lo logremos mediante los poderes humanos en nuestra presente condición baja y débil, a menos que recibamos ayuda de la gracia de Dios. […] “No solo esto, sino que nuestra locura y ceguera son incluso mayores que las de los niños; porque son meramente indigentes de la prudencia humana que pueden adquirir por sí mismos en el curso del tiempo; mientras, si no es asistido por la ayuda y la gracia de Dios, nunca podremos aspirar a esa prudencia divina que es tan necesaria para la salvación. Y si la ayuda de Dios nos falla, inmediatamente dejamos de lado aquellas cosas que son realmente buenas y nos apresuramos a la ruina voluntaria. (Catecismo del Concilio de Trento)
Si alguien hubiera dicho que el hombre no puede ser atraído por el poder divino a un conocimiento y perfección que está por encima de lo natural, sino que él mismo puede y debe alcanzar la posesión de toda verdad y bien mediante un progreso continuo: sea anatema. (Vaticano I, Constitución Dogmática Filius Dei, Ch. 2, Canon 3, Denz. 1808)

Por último, como si respondiera directamente a Francisco, el gran Papa antimodernista San Pío X declaró no solo que la bondad natural no servirá para la salvación, sino que es una “falsificación” de la virtud: “… simplemente los actos buenos naturalmente son solo una falsificación de la virtud ya que no son ni permanentes ni suficientes para la salvación“ (Encíclica Editae Saepe , n. 28). Lástima que San Pío X no supiera acerca de todos esos “buenos ateos” que bautizaron a sus hijos.

El error del pelagianismo está relacionado con el naturalismo, otra herejía de la que Francisco es un fiel seguidor, como lo muestran los siguientes enlaces:



El naturalismo de Francisco es tan evidente que incluso un filósofo ateo ha criticado al pretendiente papal por no preocuparse por la salvación de las almas. Y las observaciones de hoy al pequeño Emanuele lo demuestran. No es que necesitáramos esa confirmación, pero no está de más tenerla.

El hecho de que Jorge Bergoglio promueva la idea de que los "buenos ateos" vayan al cielo no sorprende a los que han vigilado a Francisco desde el principio. Recordamos que el 22 de mayo de 2013, Francis insinuó la idea de salvación para los ateos que "hacen el bien":



Lo que puede haber sido ambiguo entonces, es muy claro y cierto ahora. Francisco cree que un ateo que bautiza a sus hijos es “bueno” y, por lo tanto, merece ser admitido en el Cielo, donde nadie que haya sido contaminado por el pecado puede entrar (véase Apoc 21:27). ¿Fe sobrenatural? Bonito pero no necesario. Contrición sobrenatural por los pecados? No es tan importante. ¿Purgatorio? Eso es solo para los tradicionalistas rebeldes. ¿La gracia de la perseverancia final? ¡Totalmente anterior al Vaticano II!

No, Bergoglio tiene una idea mejor: el ateo ahora puede salvarse a sí mismo. ¡Quién necesita un Redentor cuando no hay nada de lo que redimir! Tal como el pecado original y real, por ejemplo. No importa. Ahora puede ser ateo, y siempre y cuando se asegure de que sus hijos reciban el bautismo, es bueno que vaya. Solo haz el bien. Como Pepsi. No te preocupes por el resto. ¡Dios está incluso orgulloso de ti!

Pero es mejor que tenga cuidado, porque la lógica no tiene piedad: si no hay necesidad de un Redentor, ¡definitivamente no es necesario un “Papa”! Y aquellos que aplauden a Francisco ya lo han descubierto, por lo que la asistencia a la iglesia bajo Francisco no aumenta, sino que cae a nuevos niveles. Los apologistas de Novus Ordo pueden no haberse dado cuenta todavía, pero la gente sí. Si la religión de Francisco es verdadera, entonces no tiene sentido practicarla.

Por cierto, Francis arrancó otro aullido hoy mientras hablaba con los niños, pero solo podemos tocarlo brevemente:

Francisco le respondió a una niña: "Todos somos hijos de Dios, todos, incluso los no bautizados, sí, incluso los que creen en otras religiones, o aquellos que tienen ídolos. Los de la mafia también son hijos de Dios, pero prefieren comportarse como hijos del diablo ". Todos somos "hijos de Dios, Dios creó y nos ama a todos y colocó en cada uno de nuestros corazones la conciencia de distinguir el bien del mal". Con el bautismo, el Espíritu Santo entró y fortaleció tu pertenencia a Dios.
(Agasso, "Un niño llora"; se eliminó el texto en negrita)

Esto se relaciona directamente con el naturalismo y el pelagianismo de Francisco. Todos somos criaturas de Dios, pero no todos somos hijos de Dios. Nos convertimos en hijos de Dios a través del bautismo, a través de la fe, a través de la gracia sobrenatural:

Porque todos ustedes son hijos de Dios por la fe, en Cristo Jesús. Porque todos los que han sido bautizados en Cristo, se han revestido de Cristo. (Gal 3: 26-27)
No como si la palabra de Dios hubiera fracasado. Porque no todos son israelitas que son de Israel; ni ​​son todos los que son simiente de Abraham, hijos; pero en Isaac se llamará tu descendencia: Es decir, no los que son hijos de la carne, son hijos de Dios; pero ellos, que son los hijos de la promesa, son contados por la semilla. (Rom 9: 6-8) 
Y tú, cuando estuviste muerto en tus ofensas y pecados, en el pasado caminaste según el curso de este mundo, según el príncipe del poder de este aire, del espíritu que ahora opera sobre los hijos de la incredulidad : en el que también todos conversamos en el pasado, en los deseos de nuestra carne, cumpliendo la voluntad de la carne y de nuestros pensamientos, y fuimos por naturaleza hijos de ira, como lo demás: Pero Dios, (que es rico en misericordia,) por su gran caridad con la cual nos amó, aun cuando estábamos muertos en pecados, nos ha vivificado juntos en Cristo, (por cuya gracia ustedes son salvos,) .... (Efesios 2: 1-5)

Por naturaleza somos hijos de ira, hijos de incredulidad, hijos de la carne. Eso se debe al pecado original, y es la razón por la que necesitábamos un Redentor. Solo la gracia de Dios, que el Redentor nos mereció, puede eliminar las manchas del pecado y restaurar la vida sobrenatural en nuestras almas. Pero aparte de la virtud de la fe, tal gracia santificante no puede existir en el alma (ver Heb 11: 6), y por lo tanto los ateos no pueden ser salvos. Tampoco es correcto decir que todos son hijos de Dios, excepto tal vez en un sentido muy limitado y natural, un sentido que no tiene ninguna relación con la salvación y que, por lo tanto, sería engañoso de usar, al menos sin una explicación clara.

Incidentalmente, es un dogma definido de la Iglesia que la existencia de Dios puede probarse solo por la razón y, por lo tanto, puede conocerse aparte de la revelación divina: "Si alguien dijera que el único Dios verdadero, nuestro Creador y nuestro Señor, no puede ser conocido con certeza por aquellas cosas que han sido hechas, por la luz natural de la razón humana: que sea anatema "(Vaticano I, Filius Dei, Capítulo 2, Canon 1, Denz. 1806). Es por esta razón que la Sagrada Escritura llama tonto al hombre que niega la existencia de Dios: "El necio dijo en su corazón: No hay Dios" (Sal 52: 1).

Sin embargo, la negación de la capacidad de probar la existencia de Dios por la sola razón es una de las herejías más populares de nuestros días, especialmente en la Ciudad del Vaticano:

Sin embargo, la negación de la capacidad de probar la existencia de Dios por la sola razón es una de las herejías más populares de nuestros días, especialmente en la Ciudad del Vaticano:


Habrá quienes ahora se opongan a nuestro enfoque severo, quienes argumentarán que Francisco estaba simplemente tratando de consolar a un niño abrumado por el dolor, y que sería cruel y sin corazón decirle al pequeño algo que no fuera lo que Bergoglio le dijo: que seguramente su padre incrédulo está en el cielo.

Para esta objeción, ciertamente debemos responder.

Seamos claros sobre una cosa: el dolor del pequeño Emanuele es desgarrador, por supuesto. Eso está más allá de toda duda. Y aunque uno puede estar en desacuerdo sobre la mejor manera de consolar al niño, es absolutamente cierto que uno no puede decirle lo que Francis le dijo. Uno no puede hacerlo porque es una herejía; es un pecado mortal contra Dios; niega la fe y escandaliza al niño.

Ciertamente, Emanuele experimentó el consuelo humano por el momento, al igual que la afligida filipina a quien Francisco abrazó en enero de 2015 pero a quien también escandalizó, en su caso al afirmar que "no hay respuesta" a la pregunta de por qué Dios permite a los niños sufrir:



El mundo estará complacido con la acción de Francisco con respecto a Emanuele. Dios, sin embargo, está indignado.

Una vez más, Francis ha negado públicamente la Fe, ha llamado a Dios mentiroso, ha apuñalado a Jesucristo por la espalda y ha hecho irrelevante su redención, se ha burlado de la necesidad de la gracia y ha pisoteado a innumerables mártires católicos. Además, ha plantado herejía en el alma de este joven, que ahora creerá, quizás por el resto de su vida, que la fe y la gracia no son necesarias para la salvación porque "el mismo Papa me dijo" que incluso los ateos pueden ser bueno a la vista de Dios. ¿Qué podría concluir posiblemente de eso, aparte de que no importa si crees, si es que algo, siempre y cuando seas una "buena" persona y no signifique dañar a nadie? ¿Qué pasa si el niño mismo actúa con esa idea en algún momento, especialmente cuando llega la tentación?

De esta manera, Francis ha escandalizado al niño en el verdadero sentido de la palabra "escándalo", que se define en la teología moral de la siguiente manera: "Escándalo en su sentido teológico es cualquier palabra o acción que tiene al menos la apariencia del mal y es la ocasión del pecado para otro "(Padre Thomas Slater, SJ, Manual de Teología Moral, volumen 1 [5ª ed., 1925], página 129). La respuesta de Francisco al niño es escandalosa porque es malvada (herética y moralmente incorrecta) y porque ocasiona el pecado de herejía en Emanuele y todo lo que pueda derivarse de esa creencia falsa y de todas las ideas que están conectadas con ella.

Quién sabe cuántas almas se perderán ahora a causa de esta única observación escandalosa y herética hecha por el pretendido Papa argentino. ¡Dios no lo quiera, pero incluso el propio Emanuele podría perderse por eso! Los protestantes conservadores se indignarán y verán todos sus temores de que los católicos creen en la salvación por obras confirmadas. Denunciarán a Francisco por herejía, y estarán en lo cierto al hacerlo.

¡Oh, las espantosas consecuencias de reconocer a un hereje público como el Papa de la Iglesia Católica!




Traducción: Radio Cristiandad, Cristo Vuelve





Sea todo a la mayor gloria de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...