Mes de María

jueves, 10 de mayo de 2018

R.P. Leonardo Castellani: La Ascensión del Señor




En aquel tiempo: Apareció Jesús a los once mientras comían y les echó en cara su falta de fe y dureza de corazón porque no habían creído a los que lo habían visto a Él resucitado de entre los muertos. Y les dijo: “Id por el mundo entero, predicad el Evangelio a toda la creación. Quien creyere y fuere bautizado, será salvo; mas, quien no creyere, será condenado. Y he aquí los milagros que acompañarán a los que creyeren: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán las serpientes; y si bebieren algo mortífero no les hará daño alguno; sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”. Y el Señor Jesús, después de hablarles, fué arrebatado al cielo, y se sentó a la diestra de asistiéndolos el Señor y confirmando la palabra con los milagros que la acompañaban. 
Marcos XVI, 14-20


El Rosario de Nuestra Señora
R.P. Leonardo Castellani


LA ASCENSION DEL SEÑOR"

Nuestro Señor se apareció a sus discípulos durante 40 días, “ instruyéndolos en las cosas del Reino de Dios", dice el Evangelio. Los Evangelistas narran 10 apariciones de Jesucristo; pero dicen expresamente que hubo además otras.

Cristo se aparecía amoroso y amable, sin ningún cambio en su modo de ser. Apareció primero de todo, en el mismo instante de re­sucitar, a su Santísima Madre María; pues aun­ que el Evangelio no lo dice, el Evangelio su­pone que tenemos entendimiento — dice enér­gicamente san Ignacio de Loyola.

Se aparecía para consolar y alegrar a sus amigos; pero cada vez hizo algo importante: instituyó el Sacramento de la Penitencia el mismo Domingo de Pascua al atardecer; explicó el sentido de las profecías a los discípulos de Emaús; perdonó y restauró el crédito a san Pedro, confirmándolo como jefe de la Iglesia junto al lago de libertades; y finalmente antes de Su Ascensión, promulgó solemnemente la misión de la Iglesia, nombrando expresamente las tres personas de la Santísima Trinidad : "Id y enseñad a todas las gentes; bautizándolas en el nombre del Padre y del H ijo y del Espíritu Santo: el que creyere y fuere bautizado será salvo; el que no creyere, será condenado",

Cristo aparecía a los suyos amable, risue­ño y hasta un poco juguetón. A la Magdalena apareció disfrazado, o sea, no con su aspecto habitual, la misma madrugada del Domingo. Ella vagaba desconsolada por el jardín junto al sepulcro después que con las otras santas mujeres habían visto el sepulcro vacío y dos jóvenes vestidos de blanco que les dijeron : "No busquéis a Jesús entre los muertos. Ha resu­citado. Id a avisar a sus discípulos". Se le apa­reció Cristo y ella creyó era el jardinero y le dijo: "Si tú lo has sacado, dime dónde lo has puesto". Jesús le dijo : "María". Ella lo reco­noció y dijo: " Rabbonì", que significa "Maestro mío", y se echó a sus pies, con un gesto habitual en ella, que la hace recognoscible en todo el Evangelio, aunque no esté su nombre a veces; como la "adúltera" del Templo o la "pecadora" de la cena en casa de Simón Leproso, o la María de la casa de Betanía; según creemos. Cristo le dijo entonces una palabra que en nuestras Biblias traducidas suena ininteligible: “No me toques; porque todavía no he subido al Padre". Esto no tiene atadero. Pe­ro es que la lengua latina no tiene (ni menos la castellana) un tiempo de verbo que los grie­gos llaman "imperativo aoristo activo". En el original griego del Evangelio, la frase de Cristo significa: "NO SIGAS tocándome es decir, besándome los pies, ya basta; porque todavía, no subo al Padre, nos veremos otra vez, no es la última vez"’, para que no eternizara la es­cena, como suelen las mujeres; y fuera a cumplir su encargo de avisarle a Pedro, "y a mis hermanos”, dice Cristo; conforme a lo que ha­bía dicho antes de su Pasión; “Ya no os llama­ré siervos, sino amigos" 

A los dos discípulos de Emaús apare­ció en aspecto de peregrino para dejarlos se desahogaran a sus anchas; en la ribera del mar de Tiberíades no lo reconocieron tampoco, has­ta que sucedió la Segunda Pesca Milagrosa, y san Juan exclamó: “Es el Señor", con lo cual san Pedro se ciñó los pantalones cortos que tenía para pescar e impetuosamente se echó a nadar; y viéndolo Jesús bracear, le predijo más tarde, luego que hubieron comido, la muerte de cruz que un día habría de sufrir "para glorificar al Señor". Esta fue la penúltima visita de Cristo, que san Juan narra extensa y pintorescamente.

La última fue el día de la Ascensión, en que caminó con ellos de Jerusalén al Monte de los Olivos, juntándose más y más discípulos en el camino, de modo que llegados a la cumbre había allí 500 personas, como nos anoticia san Pablo. Iba Jesús con su Santísima Madre al lado dándole las últimas instrucciones: que es­ peraran en Jerusalén la venida del Espíritu Santo y que después habían de ser sus testigos hasta los confines del mundo. Le preguntaron "¿Si será entonces que vas a restaurar el Rei­no de Israel? " Cristo en vez de reprenderlos por esa cabezuda idea de un triunfo mundanal de los judíos, les respondió mansamente; sin negar que el Reino Triunfante llegaría un día: "No os toca a vosotros saber los tiempos y mo­mentos que el Padre reservó a su potestad. A vosotros os toca recibir al Espíritu de Dios y ser testigos míos en Jerusalén, en Judea y en todas las partes del mundo". Después de lo cual les entregó el Mandato Magno Misionero: "Id y enseñad a todas las gentes"; los bendijo y comenzó a elevarse lentamente en el aire has­ta que una nube resplandeciente, lo ocultó a sus ojos. Y como ellos quedaran con los ojos fijos en aquel lugar del cielo, vieron de golpe dos personajes vestidos de nube que les dije­ron: "Varones de Galilea ¿qué estáis alli mi­rando sin cesar al cielo? Sabed que este mismo Jesús que habéis visto subir al cielo, así algún día igualmente bajará del cielo” .

"Esta última palabra de la Revelación de Cristo es muy im portante: El Retorno de Cris­to o la Segunda Venida está anunciada al principio, ai medio y al fin del Evangelio y repetida muchas veces y de muchas maneras. Es una verdad de fe, como la Eucaristía o la Re­surrección, está en el Credo. Sin esta verdad, la Revelación queda incompleta, la Redención del hombre queda trunca, las Profecías quedan muchas sin cumplir. Hoy día hay muchos hom­bres, algunos muy afamados, que dicen: "El Cristianismo ha fracasado, miren como está el mundo". La respuesta sencilla es ésta: "Eso es­ tá por verse; el mundo todavía no ha acabado". Cristo volverá otra vez, no ya a padecer y mo­rir, sino a juzgar y reinar: sin eso su triunfo sobre el mal sería incompleto y el demonio po­dría d ecir: 'Me habrán vencido en el otro mun­do, pero en este mundo he vencido y o ’. Si este mundo hubiese de durar millares y millares de años tal como está ahora, yo les concedería que el Cristianismo ha fracasado. Pero eso no su­ cederá. El fundador del Cristianismo volverá; y volverá relativamente "pronto ": así lo dijo El mismo.

"El fin del mundo no será el fin del mun­do : será el fin deste mundo, lleno de abrojos y espinas. Dios tiene prometido a los suyos OTRO mundo, no solamente en el cielo, sino también aquí en la tierra” .


EN LA ASCENSION

¿Y dexas, Pastor santo,
tu grey en este valle hondo, oscuro,
con soledad y llanto,
y tú, rompiendo el puro
aire, te vas al inmortal seguro?

Las antes bienhadados,
y los agora tristes y afligidos,
a tus pachos criados,
de Ti desposeídos,
¿a dó convertirán ya sus sentidos?

¿Qué mirarán los ojos
que vieron de tu rostro la hermosura,
que no [es sea enojos?
Quién oyó tu dulzura
¿qué no tendrá por sordo y desventura?

Aqueste mar turbado
¿quién le pondrá ya freno? ¿quién concierta
al viento fiero, airado?
Estando tú encubierto,
¿qué norte guiará la nave al puerto?

¡Ay! nube envidiosa,
aun de este breve gozo ¿qué te aquexas?
¿dó vuelas presurosa?
¡cuán rica tú te alexas!
cuán pobres y cuán ciegos, ay, nos dexas!

FRAY LUIS DE LEON
(Siglo XVI)


A NUESTRA SEÑORA DE LOS BUENOS AIRES

Virgen que das el puerto de tus brazos
Virgen que das e] puerto de tus ojos
Tanto a ia embarcación hecha pedazos
Como a la voluntad hecha despojos.

Que con tu nombre calmas las pasiones
Y los desordenados movimientos
Los movimientos de los corazones
Y las pasiones de los elementos;

Oue con el nombre con que das la calma
Diste comienzo a la ciudad querida
Puesto que dar el nombre es dar el alma
Puesto que dar el alma es dar la vida;

Virgen que favoreces nuestras cosas
Con tus imploraciones insistentes
Porque tus manos misericordiosas
Cuando se juntan son omnipotentes;

Virgen que con tus manos aseguras
Virgen que con tus ojos iluminas
Los derroteros y las singladuras
De las generaciones argentinas;

Nuestra Señora de los Buenos Aires
Antes de que aparezca el Anticristo
Pídele a Dios que funde a Buenos Aires
Por vez tercera, pero en Jesucristo.

Para que cuando caigan las estrellas
Y la luna se apague con el viento,
Y de la luz del sol no queden huellas
Ni en la memoria ni en e! firmamento;

Para que cuando en forma decisiva
La Palabra de Dios nos interrogue;
Para que cuando el rio de agua viva
Nos apague la sed o nos ahogue;

Para que cuando suene Ja trompeta
Sobre la confusión de las campanas
Y el demonio se quite la careta
Y aparezca el Ladrón en las ventanas;

Para que cuando vuelvan del olvido
Todos los que disfrutan de sosiego
Y este renacimiento prometido
Sea para la luz o para el fuego;

Para que cuando e! Rio de la Plata
Pueda llamarse el Rio de la Sangre,
Y convertido en una catarata
El cielo moribundo se desangre;

Para que cuando cese la discordia
Para que cuando cese la codicia
Para que cuando la Misericordia
Dé paso finalmente a la Justicia;

Para que cuando el tiempo se resuelva
En un hoy sin ayer y sin mañana
Y el espacio de ahora se disuelva
En una dimensión ultramundana;

Para que cuando todo esté marchito
Las mujeres, los niños y los hombres
Que nacieron aquí tengan escrito
En las frentes el nombre de los nombres;

para que la bienaventurada
Ciudad de Buenos Aires sobreviva
Convertida en la parte más pablada
De la Jerusalén definitiva.

FRANCISCO LUIS BERNARDEZ
{Argentino - Siglo XX)




Sea todo a la mayor gloria de Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...