Mes de María

miércoles, 11 de julio de 2018

Martirologio Romano 11 de julio


SAN PÍO I,
Papa y Mártir

† 157 en Roma, Italia

La piedad es útil para todo,
tiene la promesa de la vida presente y de la futura.
(1 Timoteo 4, 8)

  • En Roma, san Pío I, Papa y Mártir, que fue coronado del martirio en la persecución de Marco Aurelio Antonino.
  • En Bérgamo, san Juan, Obispo, que, por defender la fe católica, fue muerto por los arrianos.
  • En Sida de Panfilia, san Cindeo, Presbítero, quien, siendo Emperador Diocleciano y Presidente Estratónico, después de muchas torturas, echado en el fuego y saliendo ileso, por último, puesto en oración, entregó su espíritu.
  • En Córdoba de España, san Abundio, Presbítero, el cual, en la persecución arábiga por predicar contra la secta de Mahoma, fué coronado del martirio.
  • En Nicópolis de Armenia, el triunfo de los santos Mártires Jenaro y Pelagia, los cuales, atormentados por espacio de cuatro días con el potro, uñas aceradas y tejuelas, consumaron el martirio.
  • En territorio de Sens, san Sidronio, Mártir.
  • En Iconio de Licaonia san Marciano, Mártir, el cual, en tiempo del Presidente Perenio, por muchos tormentos, llegó a la palma.
  • En Brescia, los santos Mártires Savino y Cipriano.
  • En el territorio de Poitiers, san Sabino, Confesor.
  • En Tyburn, Inglaterra, el beato Oliverio Plunket, Obispo y Mártir. 

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.


SAN PÍO I,
Papa y Mártir

San Pío el primero de ese nombre, fue elevado al trono de San Pedro luego del martirio de San Higinio. Prohibió que los bienes de la Iglesia fuesen enajenados ni aplicados a usos profanos; recomendó a los sacerdotes administrar los sacramentos con gran respeto y precisión; mandó a los obispos guardar cuidadosamente los cuerpos de los mártires y visitar con frecuencia a los presos por la fe. Para recompensar su virtud Dios le honró, concediéndole la corona del martirio en el año 157. 

MEDITACIÓN
SOBRE LA PIEDAD

I. La piedad te obliga a honrar a Dios, porque es el Ser perfecto que te ha creado y conserva la vida. He aquí el primer deber que te impone esta virtud. La cumplirás teniendo respeto por todo lo que toca al culto de Dios, los templos, los sacerdotes, las ceremonias y las oraciones de la Iglesia. Todo es grande en los palacios de los reyes; todo es santo en la casa de Dios. Las pequeñas cosas no deben ser descuidadas, pues sin ellas no existirían las grandes (San Jerónimo).

II. Esta virtud te impone el deber de honrar a tus padres, amarlos y socorrerlos en sus necesidades. ¿Cómo cumples este deber? ¿No les das ningún motivo de descontento? ¿Haces todo lo que puedes para serles agradable? Dios lo manda y la razón te lo enseña. Si tus padres ya no están en este mundo, reza a Dios por el descanso de sus almas; es el último y mayor servicio que puedes prestarles. El amor que tienes por tus padres, ¿no es demasiado terrenal? ¿No les deseas los bienes de la tierra sin hacer nada por la salvación de sus almas?

III. También exige la piedad que ames a tu patria. Tu amor no le será útil sino en la medida en que des buen ejemplo a los que te rodean. Honra a tu patria dándole un santo, y no temas abandonarla cuando se trate del servicio del Señor, porque el mundo entero es la casa de Dios y la patria del cristiano. No temo el exilio, el mundo es la casa de todos los hombres (Prudencio).


La piedad.
Orad por los ministros de la Iglesia.


ORACIÓN
Atiende, oh Dios todopoderoso, a nuestra flaqueza, y alívianos del peso de nuestros pecados, por la intercesión de tu bienaventurado mártir y Pontífice Pío. Por J. C. N. S.







Fuentes: Martirologio Romano (1956), Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J., Tomo III; Patron Saints Index.









Sea todo a la mayor gloria de Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...