domingo, 6 de mayo de 2018

Martirologio Romano 6 de mayo


SAN JUAN ANTE
LA PUERTA LATINA


Mi cáliz sí que lo beberéis; pero el asiento a mi diestra o siniestra
no me toca concederlo a vosotros, sino que será para aquellos
a quienes ha destinado mi Padre.
(Mateo 20, 23)


  • En Roma, san Juan, Apóstol y Evangelista, Ante-Portam-Latinam, el cual, llevado preso por orden de Domiciano desde Éfeso a Roma, por sentencia del Senado, ante dicha puerta fue echado en una caldera de aceite hirviendo, de donde salió más puro y vigoroso que había entrado.
  • En Damasco, el tránsito de san Juan Damasceno, Presbítero, Confesor y Doctor de la Iglesia, célebre en santidad y doctrina; el cual, con la predicación y escritos, combatió valerosamente contra León Isáurico por el culto de las sagradas Imágenes. Por calumnias de aquel Emperador, el Príncipe de los Sarracenos le mandó cortar la mano derecha; pero encomendándose a la santísima Virgen María, cuyas imágenes había defendido, súbitamente la recuperó entera y sana. Su fiesta se celebra el 27 de Marzo.
  • En Cirene de Libia, san Lucio, Obispo, de quien hace mención san Lucas Evangelista, en los Hechos de los Apóstoles.
  • En Antioquía, san Evodio, el cual, como escribe san Ignacio a los Antioquenos, fue el primer Obispo, ordenado allí por el Apóstol san Pedro, y terminó la vida con glorioso martirio.
  • En África, los santos Mártires Heliodoro y Venusto, con otros setenta y cinco.
  • En Chipre, san Teódoto, Obispo de Cirinia, el cual, imperando Licinio, padeció gravísimamente y, por fin, vuelta la paz a la Iglesia, entregó su espíritu a Dios.
  • En Carras de Mesopotamia, san Protógenes, Obispo y Confesor.
  • En Inglaterra, san Eadberto, Obispo de Lindisfarne, insigne por su doctrina y piedad.
  • En Roma, santa Benita, Virgen.
  • En Salerno, la Traslación de san Mateo, Apóstol y Evangelista, cuyo sagrado cuerpo, transportado antes de Etiopía a diversas regiones y finalmente a esta ciudad, fue allí mismo sepultado con gran veneración en la Iglesia dedicada a su nombre. 
  • En Italia, santo Domingo Savio, quién siendo estudiante de las escuelas salesianas, destacó en humildad y santidad, entregando su alma al Señor, antes de cumplir los 15 años. San Juan Bosco escribió, de él, una biografía de gran provecho espiritual, para las familias y formadores.  

    Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
    R. Deo Gratias.

SAN JUAN ANTE LA PUERTA LATINA

Estas palabras de Jesucristo anunciando al discípulo muy amado que bebería, también él, el cáliz de dolor, cumpliéronse cuando Domiciano lo hizo venir de Éfeso a Roma para martirizarlo. Fue llevado fuera de la ciudad, frente a la puerta llamada Latina, y se lo sumergió en una caldera llena de aceite hirviendo; pero salió el santo de ella como de un baño refrescante, más fuerte y vigoroso de lo que entrara. Domiciano desterró al santo Apóstol a la isla de Patmos, donde compuso el Apocalipsis.


MEDITACIÓN
SOBRE LA LEGÍTIMA Y SANTA AMBICIÓN

I. No busques los honores y las dignidades de este mundo; son pesadas cargas que abrumarán tu flaqueza. Huye de esos honores; no viniste a este mundo para mandar a los hombres, sino para obedecer a Dios. La cuenta que deberás rendir por ti mismo es ya bastante pesada, no te recargues sin necesidad con el alma de tu prójimo. Con todo, si Dios te llama a esas dignidades, obedece; Él te dará las gracias necesarias para llevar la carga que te haya puesto sobre los hombros.

II. Tu ambición debe limitarse a desear los primeros lugares en el cielo e imitar, en la medida de tus fuerzas, a los santos más grandes del paraíso. No digas con algunos cristianos cobardes: “Bastante es para mí si Dios quiere colocarme en el pórtico del paraíso”; aspira a la más alta perfección que puedas. No podrás amar a Dios y al prójimo con exceso; nunca se harán demasiados esfuerzos para llegar al cielo. Alma cristiana, eleva tus pensamientos, la tierra no es digna de ti. El mundo no está hecho para ti; no ames, pues, al mundo; no es digno de ti, vales mucho más (San Bernardo).

III. Ardientemente desea sufrir por Jesucristo, beber su cáliz, ser humillado como Él: es un honor que puedes perseguir ardorosamente con toda intrepidez. Si conocieses las recompensas que están preparadas para las humillaciones y los sufrimientos, los buscarías con más ahínco que el que ponen los ambiciosos para conseguir las posiciones más brillantes. Fue un honor el que hizo Jesús a su discípulo predilecto, haciéndole beber del cáliz en que había bebido Él mismo.

El amor a los sufrimientos.
Orad por la conversión de los infieles.


ORACIÓN
Oh Dios, que veis cuán turbados estamos por los males que nos rodean por todas partes, haced que seamos protegidos por la gloriosa intercesión de vuestro Apóstol y Evangelista San Juan. Por J. C. N. S.




Fuentes: Martirologio Romano (1956), Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J., Tomo I; Patron Saints Index.










Sea todo a la mayor gloria de Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...